Indocumentados podrían esperar 10 años para obtener residencia permanente
8076A.jpg

Senadores demócratas dijeron que su propuesta para una reforma migratoria podría significar para los 11 millones de inmigrantes indocumentados una espera de 10 años para solicitar la residencia permanente, un requisito previo a la naturalización. Los beneficiarios de la reforma podrían permanecer con un estatus migratorio provisional durante todo ese tiempo.

“El proceso probablemente esté en el rango de los 10 años, y digo en el rango porque aún no lo hemos definido”, dijo el senador demócrata Dick Durbin durante una conferencia de prensa con periodistas latinos.

El también senador demócrata Robert Menéndez, dijo que el tiempo de espera no era “exorbitante” y alegó que la ley actual impone una espera de 10 años a los inmigrantes que permanezcan ilegalmente tres años en territorio estadounidense. “Hay que esperar de todas maneras. La diferencia es que te quedas aquí” agregó.

Menéndez dijo asimismo que su propuesta de reforma incluiría a los extranjeros residentes en Estados Unidos con el estatus migratorio temporal (TPS) para ciudadanos de Honduras, Nicaragua y El Salvador.

Es la primera que vez que senadores mencionan un tiempo de espera probable para que los inmigrantes sin papeles puedan legalizarse según su propuesta de reforma.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /