EVITE CAER EN LAS ESTAFAS DE PREMIOS GANADOS EN SORTEOS
8077A.jpg

Los consumidores son víctimas de un fraude común en que los estafadores se hacen pasar por representantes de una empresa de sorteos y hacen promesas falsas de dinero y autos gratis. Los estafadores intentan persuadir a personas para que envíen cientos de dólares para pagar impuestos y “cargos de procesamiento” relacionados con premios ganados en un sorteo.

El Procurador General de Arkansas, Dustin McDaniel, alerta a los consumidores para que no caigan víctimas de este y otro tipos de estafas de sorteo. “Los criminales siempre están tratando de idear maneras de quitarle dinero a los consumidores, y nuestra recomendación es siempre la misma: nunca envíe dinero a un país extranjero y siempre recuerde que algo que suena demasiado bueno para ser verdad casi siempre es un engaño” dijo McDaniel.

Los consumidores reciben llamadas no-solicitadas de un estafador que promete que alguien de su empresa está en camino para entregarle un “premio”, ya sea un auto nuevo, dinero en efectivo o ambos. La única salvedad es que el consumidor debe de inmediato enviar dinero para cobrar los premios. Generalmente, la llamada se origina de un código de área en Jamaica, y se le dice al consumidor que envíe dinero a un lugar fuera de los Estados Unidos.

Aunque el estafador intenta darle un tono de legitimidad a la estafa al prometer que las ganancias están camino a su casa, en realidad, las llamadas a menudo son generadas al azar y el estafador no tiene ni idea de la ubicación del consumidor.

Los ganadores de un sorteo o lotería legítima casi nunca son notificados a través de una llamada no solicitada, más aún, los negocios legítimos nunca pedirán a los ganadores que envíen dinero mediante una transferencia para recibir un premio. Enviar dinero mediante una transferencia es como enviar dinero en efectivo. Es casi imposible recuperar el dinero enviado mediante una transferencia, especialmente cuando es enviado a un país extranjero.

Los consumidores deben, llamar a la División de Protección del Consumidor de la Procuraduría para reportar la llamada y el número del cual se originó, dijo McDaniel. Además, los consumidores que reciben amenazas o se sienten amenazados por el estafador deben comunicarse con las autoridades locales.

Los consumidores pueden visitar la página web: www.GotYourBackArkansas.org. o comunicarse con la División de Protección del Consumidor al (800) 482-8982. Para información en español llame a Mariel Henderson de la Oficina del Procurador General de Arkansas, al (501) 683-3130.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /