Hallan muerto a latino en Conway

La policía estatal de Arkansas descubrió a José Martínez de 31 años, herido mortalmente de bala dentro de su camioneta Nissan negra en la madrugada del domingo alrededor de las 5 de la madrugada. El vehículo apareció chocado contra el murallón divisorio de la carretera I-40 cerca de la salida 129 AB de Dave Ward Drive.

El herido fue transportado a un hospital local donde falleció poco después de las 5 AM.

La policía concurrió al lugar después de recibir dos llamados de otros conductores referente a una camioneta como la descrita, con problemas.

Martínez manejaba la troca y se desconoce si llevaba un pasajero y que es lo que hacia en ese lugar a y a esa hora.

La pericia policial preliminar “sugiere” que alguien se acercó al vehículo de Martínez y le disparó,

La policía solicita que posibles testigos los contacte con información para aclarar esta homicidio, el primero en Conway este año.

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /