CONTRAPUNTOS

Si el senador John Kerry se convierte en el nuevo Secretario de Estado reemplazando a Hillary Clinton, es posible que veamos un leve aumento de la atención que Estados Unidos le presta a Latinoamérica.

No es que Kerry sea un experto en la región, ni que esté más interesado que Clinton en los asuntos latinoamericanos. La diferencia estaría en que Kerry dejaría su cargo actual de presidente del poderoso Comité de Relaciones Exteriores del Senado, y casi seguramente sería reemplazado allí por el senador cubano-estadounidense Bob Menéndez (demócrata por Nueva Jersey).

Eso, junto con la promoción del Representante Elliot Engel (demócrata por Nueva York) a líder de la bancada demócrata en el importante Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara, dejaría a dos expertos en Latinoamérica en cargos claves, con la posibilidad de ejercer mayor influencia en la política exterior de Estados Unidos.

En lo que hace a los temas latinoamericanos, Kerry tuvo su mayor intervención —algunos dirían la única de importancia — a fines de la década de 1980, cuando desempeñó un rol clave en la investigación parlamentaria del escándalo Irán-Contras de Centroamérica. Desde entonces, su principal interés ha sido Afganistán, Irán y otros sitios conflictivos del mundo.

Si Menéndez reemplaza a Kerry al timón del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, seguramente impulsaría una estrategia anti-narcóticos continental, que reemplazaría los actuales planes de combatir el narcotráfico separadamente en México, Colombia y Centroamérica. La propuesta de Menéndez también pondría énfasis en reducir la demanda de drogas estadounidense.

Menéndez también ha impulsado una mayor ayuda económica a Latinoamérica — lo que sin dudas será difícil en medio de los actuales recortes presupuestarios— y ha pedido investigar las actividades de Irán en Venezuela, Bolivia y Ecuador y además es partidario de las sanciones de Estados Unidos contra Cuba

La probable promoción de Menéndez y Engel a cargos parlamentarios de alto nivel, así como el creciente peso político de los latinos en EEUU después del crucial voto latino por Obama, podría obligar al presidente a prestar mayor atención a Latinoamérica en los próximos cuatro años.

 

Debate sobre inmigración se centra en los latinos indocumentados

El debate sobre las políticas de inmigración surge principalmente de cómo un grupo social se siente acerca de otro grupo y no sólo por razones económicas, concluyó un nuevo estudio de la Universidad de Michigan (UM).

El análisis publicado en la revista Psicología Política, precisó que los sentimientos de los anglosajones respecto a los latinos, principalmente, conduce fuertemente a su apoyo o a su oposición a las políticas de inmigración.

“Cuando los blancos piensan sobre inmigración, ellos sólo piensan en los latinos”, dijo Nicholas Valentino, profesor de Ciencias Políticas de la UM y principal autor de la investigación que examina las actitudes acerca de grupos específicos en políticas de inmigración.

Muchos anglosajones indicaron que tenían problemas financieros personales, creyendo que la inmigración dañaba su forma de vida y el empleo de los estadounidenses.

El desconsiderado enfoque sobre los latinos, puede haber sido provocado por los medios de comunicación ya que la cobertura de noticias sobre inmigración en los últimos 20 años, se ha centrado esencialmente en los indocomentadis latinos .

Los investigadores buscaron los términos “inmigración” e “inmigrante (s)” en los artículos publicados en más de una docena de periódicos nacionales desde 1985 hasta 2009. Los resultados sugieren que la cobertura informativa subestima la inmigración procedente de Asia, mientras que es muy sensible a los cambios en la inmigración procedente de América Latina.

noticias
8420528.jpg
EEUU
Oposición venezolana insta a Maduro a tomar "lección" de EE.UU. y Cuba
arkansas ›
méxico ›
política ›
economía ›
policiales ›
Salud ›