Proponen modificar montos de becas universitarias de la lotería de Arkansas
8093A.jpg

El comité de Educación de la Cámara aprobó el miércoles 13 una revisión de programas de Becas de Desafío Academico de Arkansas, aunque algunos representantes se mostraron preocupados por el proyecto HB 1295, dciendo que perjudicaría a los estudiantes en las universidades de cuatro años del estado.

En el año escolar que viene, por primera vez, los beneficiarios de las becas recibirán $ 2.000 como estudiantes de primer año, $ 3.000 en el segundo año, $4.000 en el tercer año (juniors) y $ 5.000 en el cuarto año (seniors).

Según la legislación, promovida por el representante Jeremy Gillam, R-Judsonia, los estudiantes en colleges de dos años recibirían $ 2,000 al año para ambos años.

Actualmente, los estudiantes que recibieron becas por primera vez en el año escolar 2011-12 o 2012-13 ganaron cada uno $ 4.500 al año para asistir a universidades y $ 2,250 al año para los colegios comunitarios y técnicos.

Estas cantidades no van a cambiar para los estudiantes que ya las obtuvieron, siempre y cuando permanezcan elegibles para las becas.

Este año, 27.088 beneficiarios de las becas de lotería están asistiendo a universidades y 5.741 están matriculados en colleges, según el Departamento de Estado de Educación Superior.

Gillam añadió que su proyecto de ley aumentará el tope en la cantidad otorgada a estudiantes no tradicionales que no pasan a la universidad directamente desde la escuela secundaria, de $ 12 millones a $ 16 millones a partir del año escolar 2014-15. Hay 2.348 de estos estudiantes que reciben becas en las universidades y en 1.294 colleges de dos años, según el Departamento de Educación Superior.

Dijo asimismo que su proyecto de ley también aseguraría de que la Legislatura no tendría que ajustar las becas cada dos años.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /