NUESTROS LEGISLADORES EN ARKANSAS
8094A.jpg

SIN LICENCIA DE CONDUCIR

El Senado aprobó y envió al gobernador para su promulgación la ley SB 55, propuesta por el senador Jon Woods, R- Springdale, que daría a un juez la facultad de imponer ambos, una multa y una pena de cárcel, por manejar sin licencia de conducir.

Bajo la ley actual, los jueces pueden imponer una pena de hasta 90 días o bien una multa de hasta $ 500.

 

APRUEBAN ARMAS EN UNIVERSIDADES

Los miembros del Comité de Educación de la Cámara aprobaron el martes 12, después de escuchar a estudiantes y profesores, el proyecto de ley HB 1243, que permitiría a los profesores y personal universitario que tienen permisos de portación de armas, para llevar su arma oculta en el campus donde trabajan. Los estudiantes y los invitados al campus no están incluidos en la autorización.

El representante Charlie Collins, R-Fayetteville, modificó el proyecto de ley para permitir que los colleges y universidades públicas puedan optar anualmente por aplicar la ley. El proyecto de ley ya extendió esa opción a las instituciones privadas.

“Tenemos un problema importante en los Estados Unidos, y el problema que estoy hablando es el número de locos y asesinos que escogen a nuestros campus universitarios para asesinar a nuestros seres queridos”, dijo Collins.

 

FUERZA LETAL

Asimismo, el Senado aprobó por unanimidad el proyecto de ley SB170, que permitiría a una mujer embarazada usar la fuerza letal para proteger su feto, si razonablemente cree que el feto estaba en peligro.

El senador Gary Stubblefield, R-Branch, dijo al Senado que una mujer ya tiene derecho a protegerse, pero no hay nada en la ley que establece la defensa de un feto.

“Tenemos un vacío en la ley y esto va a llenar ese vacío”, dijo Stubblefield.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /