Janet Napolitano defiende la ciudadanía de 11 millones de indocumentados para ayudar a la seguridad nacional
Por Michel Leidermann
8096A.jpg
Janet Napolitano

La secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Janet Napolitano, dijo que la deportación de unos 11 millones de inmigrantes indocumentados va “en contra de nuestros valores”.

En una audiencia el miércoles 13 sobre inmigración ante el Comité Judicial del Senado, Napolitano señaló que esa medida no sólo es impráctica, sino que también afectaría la economía del país y que el disfuncional sistema actual está perjudicando al país.

La funcionaria reiteró las afirmaciones del presidente Barack Obama en su mensaje sobre el Estado de la Nación ante el Congreso, de ofrecer un camino a la ciudadanía para los indocumentados siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos.

“Saca del área de investigación a los que tienen relaciones de largo plazo con el país, que han estado aquí por años, que ya están trabajando, pagando sus impuestos y otras obligaciones similares”, dijo Napolitano. “Nos permite enfocar los recursos de Seguridad Interna en los que están cometiendo delitos y que son realmente peligrosos para nuestra seguridad”, senaló.

Un grupo de 8 senadores presentó una propuesta bipartidista que incluye esos principios con la condición de un mayor control fronterizo, que a su vez debe ser aprobado por la Cámara de Representantes.

Napolitano dijo que a menudo el enfoque sólo en la seguridad fronteriza sirve como una excusa para no atender otros problemas como el tráfico de personas y el crimen organizado internacional e ignora los avances realizados en los años pasados para hacer la frontera sur más segura.

Ante preguntas de los senadores, la secretaria de Seguridad Interna sostuvo que en comparación con 1986 cuando Ronald Reagan aprobó una amnistía migratoria (IRCA), la frontera está ahora “más segura que nunca” con mayor personal, tecnología y avances en la construcción del muro fronterizo.

Dijo que el número de agentes de seguridad fronteriza se aumentó a más de 21.000 desde alrededor de 3.000, se construyeron unos 650 millas de valla fronteriza, y el número de personas expulsadas del país se incrementó a cerca de 409.000 el año pasado desde 25.000 anteriormente.

Por otro lado también defendió el programa de suspensión a las deportaciones anunciada por Obama el año pasado en beneficio de jóvenes indocumentados que llegaron de niños a Estados Unidos (dreamers) al indicar que es “consistente con nuestros valores”.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /