¿Por qué Lance Armstrong nunca dio positivo?
8110A.jpg
Lance Armstrong

Por fin, Lance Armstrong confesó que utilizó sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento en las competencias, como EPO, Cortisona, Testosterona y transfusiones de sangre, pero la cuestión es ¿por qué nunca dio positivo en los controles antidopaje?

El caso del ex ciclista estadounidense abre el debate sobre si son o no confiables las pruebas para detectar las sustancias prohibidas que realizan cada federación deportiva y la máxima autoridad, la Agencia Mundial Antidopaje (WADA), o si esa industria ilegal y legal de nuevas drogas le lleva la delantera a quienes las persiguen.

El propio Armstrong confesó que él sabía que nunca iba a dar positivo en los test antidoping a los que se sometió, pues durante los años en los que se inyectó sustancias, por ejemplo, el EPO ni siquiera se conocía y no había manera de detectarlo; además de que las pruebas a las que fue sometido no eran durante la competencia, en el caso del Tour de Francia.

Hasta principios del siglo XX eran cuatro las sustancias que los atletas usaban para mejorar su desempeño: estricnina, cafeína, heroína y cocaína, todas con efectos estimulantes. Un siglo después, la lista de sustancias prohibidas para los atletas olímpicos es tan larga que ocupa 10 páginas: 206 sustancias (más derivados), además de tres métodos: aumento de la transferencia de oxígeno, manipulación química y  física, y dopaje genético.

Por un lado hay científicos que diseñan los nuevos métodos, y por otro hay que estar buscando cuáles son para combatirlos.

La WADA ha determinado que todas las muestras tomadas en competencias de gran calibre deben ser guardadas hasta por 8 años. Hasta Beijing 2008 se guardaban por 5 años. La idea es poder analizarlas de nuevo en caso de que se descubran nuevas sustancias o métodos, y si lo amerita, aplicar castigos retroactivos.

La EPO aumenta el número de glóbulos rojos en la sangre, lo cual es benéfico para atletas de resistencia como corredores de medias y largas distancias, así como ciclistas. Comenzó a detectarse en Sidney 2000.

 

Edición de esta semana
EL BARRIO SUDOESTE DE LITTLE ROCK OFRECE MÁS SERVICIOS PARA LA COMUNIDAD  LATINA
Por Michel Leidermann
La oficina del Censo de los EE.UU. actualizó los resultados del censo 2010, el pasado 1 de julio y anuncio que la población de Arkansas llegó a 2,988,248 personas de las cuales 7.2% eran latinas o de origen latino lo que se traduce en 215.000 latinos en Arkansas. Este número, aunque más ajustado a la realidad, tampoco representa en opinión de muchos, un número real pues estiman que la realidad está más cercana a los 230.000.   / ver más /
Por Michel Leidermann El pasado jueves 16, EL LATINO asistió a la segunda junta de un grupo de propietarios de los terrenos ubicados en Krestridge Estates de Mabelvale en el condado de Saline, y que fueron estafados por el dueño original de los mismos, Kenny Harper, quien desapareció con el dinero que algunos propietarios le pagaron y tampoco pagó su hipoteca al Banco Arvest que le prestó el dinero original para comprar la propiedad, valorada en unos $100 mil y que incluye unos 100 lotes de terrenos. Aproximadamente la mitad de ellos ya tienen casas construidas   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump, ha estado en el cargo de presidente por sólo 5 semanas y ya ha causado graves daños a la relación de EE.UU. con México, un país vecino, amigo y socio. Los mexicanos, y tal vez también los americanos, ven al nuevo mandatario, ofender, hostigar y chantajear a México que, junto con Canadá, ha sido su estrecho aliado económico y político. Desde el comienzo de su campaña política hasta el comienzo de su presidencia, Trump ha calumniado a los mexicanos llamándolos violadores, criminales e indeseables. Ese es el trasfondo de la actual y tensa relación entre los dos gobiernos.   / ver más /