México no está preparado para reforma migratoria de Estados Unidos
8124A.jpg

El gobierno mexicano no está preparado para atender las necesidades administrativas de una eventual reforma migratoria en Estados Unidos ni presenta la coordinación necesaria para atender la reinserción de mexicanos que retornan al país de manera voluntaria o forzada, reconoció el nuevo titular del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, Arnulfo Valdivia Machuca. En reunión con medios de comunicación, el funcionario explicó que en caso de que esta ley se aprobara, las autoridades mexicanas correspondientes se verán ante un aumento en la demanda de documentos para tramitar su regularización, por lo que reconoció que deben prepararse mejor para el reto.

“Debemos elevar la conciencia, no sólo dentro de la Cancillería, sino dentro de otras dependencias del gobierno federal y de los gobiernos estatales de que tenemos que prepararnos mejor para estar a la altura del reto administrativo que vamos a tener que enfrentar en caso de que se presente una reforma migratoria” dijo Valdivia.

El titular del IME destacó que bastaba revisar la historia para dar cuenta de ello y que el gobierno mexicano debe entender que mucha de la gente que hoy busca regularizarse en los Estados Unidos, es porque ha estado en las sombras y no están identificados. “La demanda de documentos va a ser mucho mayor que la que pudiéramos estar incluso calculando”.

Para estar preparados, el diplomático dijo que se requiere una adecuada colaboración entre las áreas responsables de la Secretaría de Gobernación y la Cancillería mexicana en temas migratorios: registro civil, protección, documentación y consulados.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /