EL PARTIDO DE LA SEMANA Gladiadores 5:4 Rocamar
8128A.jpg
Equipo Gladiadores

Por Rafael Núñez

Domingo 24 de febrero, 12 p.m., Campo #2, Otter Creek Park — Este partido, desde el primer minuto, fue candente y emotivo. Los equipos se atacaron con todo, sin precauciones o titubeos con llegadas a ambas metas muy frecuentes y ritmo vertiginoso. Desde el comienzo ambos porteros tuvieron que emplearse a fondo para mantener su arco imbatido.

Así llegó el minuto 17, cuando mediante el cobro de un tiro de castigo al poste izquierdo desde los linderos del área grande, el jugador del Gladiadores, Rodolfo Suárez (#15), sorprendió al portero del Rocamar mientras éste aún daba indicaciones para acomodar a su barrera para bloquear el primer poste (a la derecha del portero). Sin embargo Suárez disparó al otro poste (a la izquierda del cancerbero). Resultado: Gladiadores 1, Rocamar 0.

Poco le duró el gusto al Gladiadores, sólo dos minutos después al 19, vino el empate por medio de un certero martillazo de cabeza del jugador del Rocamar, Bernard Baraka (#16), quien conectó casi dentro del área chica a resultas de un tiro de esquina desde la banda izquierda, y el balón picó hacia abajo hasta morder la línea de gol cerca del segundo poste antes de anidarse en la red. Marcador: 1-1.

Luego, al minuto 22, el delantero del Rocamar, Marvin Carpio (#14) puso el marcador 2 a 1 con un disparo cruzado y raso que dejó sin oportunidad al portero del Gladiadores.

Con el marcador en contra 2 a 1, el Gladiadores adelantó filas, sólo que al mismo tiempo comenzó a fallar sus disparos a portería que con incrementada frecuencia lanzaba, incluso en algunas ocasiones ya dentro del área chica rival.

Luego, al minuto 33, el jugador del Rocamar (#16) zancadilleó a un delantero del Gladiadores muy cerca del banderín izquierdo. El árbitro marcó el ‘faul’ y le sacó tarjeta amarilla al infractor quien ya tenía una anterior, y lo expulsó por acumulación de tarjetas. Así Rocamar quedó con 10 jugadores el resto del encuentro.

Con esta desventaja, la presión ofensiva del Gladiadores aumentó, y al minuto 38, José Reyes (#7) emparejó el marcador 2 a 2 cuando en un rebote defensivo dentro del área chica del Rocamar, Reyes aprovechó para colocar un preciso cabezazo ante la salida del arquero.

La presión ofensiva del Gladiadores continuó y al minuto 41 el jugador del Gladiadores. Edgar Costilla (#13), anotó con fuerte tiro de derecha, para poner el tanteador 3 a 2 a favor de su equipo.

La verdad es que durante grandes lapsos del primer tiempo el Gladiadores se vio más organizado en media cancha y con un mayor grado de juego de conjunto. La defensa del Rocamar, en cambio, hacía ‘mucha agua’ y varios de sus jugadores generaban errores frecuentes, lo que facilitaba los constantes embates ofensivos del Gladiadores.

El segundo tiempo del encuentro empezó un tanto más pausado, y el Rocamar se veía mejor, defensivamente hablando, ya que dejó de presentar las fallas y los errores infantiles que cometían a menudo durante la primera mitad.

Y con el paso de los minutos, se empezó a evidenciar que, ante la desventaja de un gol, el Rocamar presionaba ofensivamente, mientras que el Gladiadores al parecer se conformaba con ceder la posesión del balón y jugar al contragolpe. Y esta táctica le funcionó al Gladiadores, ya que al minuto 17 consiguió el 4 a 2 después de una descolgada por delantero del Gladiadores que se escapó por la banda derecha, superó a su marcador y llegó hasta la línea de fondo, tras lo cual centró a primer poste para que llegara de nuevo José Reyes (#7) y rematara dentro del área chica.

Después de este gol, el Gladiadores siguió jugando al contragolpe, pero esto permitió que el Rocamar comenzara a ‘encerrar’ a su rival en su propio terreno. Así llegó el minuto 22, cuando el jugador del Rocamar, Wagner Moreira (#6), se coló por la banda izquierda, y luego esquivó con hábiles gambetas a dos contrarios, tras lo cual llegó hasta línea de fondo y centró, raso y calmado hacia el área chica para que su compañero, Alexander Guevara (#9) llegara a cerrar la pinza a la altura del segundo poste y suavemente empujara el esférico hasta el fondo de la red. Marcador: 4 a 3.

El empate a 4 goles llegó 7 minutos después, al 29, cuando el jugador #3 del Rocamar realizó una jugada individual. Ingresó al área grande del Gladiadores y evadió a un rival, y cuando un segundo defensor le salió al paso, el delantero chocó contra él y cayó, y cuando parecía que la jugada se había perdido, desde el suelo, el delantero alcanzó a patear el balón a su derecha hacia su compañero, Alexander Guevara (#9), quien se acomoda para vencer al portero de Gladiadores, con tiro raso y cruzado a la izquierda.

La verdad es que, al menos para el que esto escribe, el Gladiadores equivocó el rumbo cuando, desde el inicio del segundo tiempo, decidió echarse atrás, proteger su ventaja de 3 goles a 2, y ceder la posesión del balón a su rival. Si el Gladiadores hubiese continuado jugando echado al frente y buscando más goles, es casi seguro que el Rocamar jamás hubiese logrado empatarle a 4 goles, ya que el cuadro del Gladiadores demostró ser más fuerte, y con mayor acoplamiento. Pero echarse para atrás y proteger una ventaja es invitar al rival a volcarse sobre la meta contraria en busca de descontar dicha ventaja. Y, desafortunadamente para el Gladiadores, eso fue exactamente lo que pasó durante la segunda mitad.

No obstante, después del empate, el Gladiadores alcanzó a reaccionar aunque jamás pudo volver a desplegar de lleno el juego ofensivo que le diera tan buenos resultados durante el primer tiempo (ya que Rocamar ganó confianza y estuvo mejor organizado en su defensa), pero por lo menos Gladiadores logró emparejar un poco más las acciones y ya no permanecía ‘encajonado’ por largos ratos en su propio terreno.

Así llegó el minuto 37 y, mediante una vertiginosa jugada individual de descolgada del delantero del Gladiadores, Juan Peña (#12), quien recorrió toda la franja central del terreno de juego, dejando atrás a todos sus marcadores hasta llegar al área grande, para anotar con tiro bombeado y suave ante la salida del arquero, techándolo y venciéndolo a su izquierda. Marcador: Gladiadores 5, Rocamar 4.

Después de este gol, el Rocamar siguió presionando y tuvo por lo menos 2 jugadas de gol que no culminaron con éxito sólo porque los disparos finales de sus delanteros no iban con dirección al arco.

En resumen: partido súper-entretenido, con múltiples volteretas en el marcador y emociones a granel que provocaron, alternativamente, el júbilo y la angustia de sus respectivas barras de fanáticos.

Marcador Final GLADIADORE 5, ROCAMAR 4

noticias
6953070.jpg
EEUU
La CIDH pide a México hacer más en Iguala y estudia apoyar la búsqueda de los estudiantes
arkansas ›
méxico ›
política ›
economía ›
policiales ›
Salud ›