OPINAN LOS LECTORES
Por Michel Leidermann

La reforma migratoria con lleva responsabilidades y decisiones dolorosas

No es bueno celebrar antes de que las cosas se hagan realidad. No obstante, el panorama pinta auspicioso para la reforma migratoria. Los demócratas mantuvieron la mayoría en el Senado y están dispuestos a negociar con los republicanos de pensamiento amplio, la aprobación para la legalización de los indocumentados.

Es factible conseguir los 60 votos para sacar adelante un proyecto de ley, ahora que los senadores republicanos John McCain, Lindsey Graham, Orrin Hatch, Jeff Flake y por supuesto Marco Rubio, estarían eventualmente en la jugada.

En la Cámara de Representantes la situación se presenta más de cuesta arriba, pero lograr una votación mayoritaria por la reforma no es imposible. Hay 30 congresistas latinos en la Cámara Baja y al sector intolerante republicano se le está atribuyendo la derrota presidencial del pasado 6 de noviembre.

Los intransigentes ya no están jugueteando como hace dos años, porque el gigante dormido del voto latino despertó y fue determinante en la elección del presidente y de legisladores.

El número mágico de los 218 votos favorables para la aprobación en la Cámara Baja, debería ser alcanzable.

El presidente Barack Obama, deberá organizar a todos los legisladores demócratas, de ambas cámaras, para que voten a favor de la reforma y para que su promesa a la comunidad latina no quede nuevamente sólo en palabras.

La bancada republicana pro reforma migratoria tendría que conseguir el mayor número de votos de sus copartidarios y así lograr ampliar su base de electores latinos conservadores.

Pero cuidado que no vaya a pasar como con la amnistía firmada por Ronald Reagan en 1986 (IRCA), con el respaldo de una Cámara de Representantes de mayoría demócrata, en la que todas las partes incumplieron.

El gobierno, los políticos, los patronos y los propios indocumentados fueron cómplices del fracaso de la reforma de los 80. Todos se hicieron de la vista gorda, para no aplicar las sanciones contempladas en la ley.

Los rancheros pusieron el grito en el cielo cuando los agentes del Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) iniciaron las redadas en los campos.

Los políticos abogaron para que sus constituyentes ricos no perdieran las cosechas y dejaran tranquilos a los pizcadores indocumentados. El fenómeno se repitió a lo largo y ancho del país hasta llegar a la situación que tenemos hoy con 11 millones de indocumentados.

En esta ocasión todos tenemos que cumplir y vamos a tragar tragos amargos, si queremos que todos los sin documentos sean legalizados.

La frontera tendrá que ser sellada, habrá probablemente más agentes, más guardias nacionales, más aviones no tripulados y un muro más alto y más largo.

En adelante, los trabajadores tendrán que entrar con visa por un puesto fronterizo o un aeropuerto. El número de visas tendrá que ser determinado por una comisión que analizará las necesidades del mercado laboral estadounidense.

Los países emisores de indocumentados tendrán que evitar el éxodo a cambio de la legalización de sus nacionales que ya están en los EEUU. La verificación de documentos para empleo será más estricta y obligatoria y los patrones sujetos a sanciones más severas si no las cumplen.

La reforma migratoria implicará cumplir con responsabilidades a veces dolorosas pero necesarias si queremos evitar nuevamente que miles de soñadores sigan en las sombras de la ilegalidad si no se hace nada para reformar el actual inadecuado sistema migratorio.

Los únicos goces puros y sin mezcla de tristeza que le han sido dados sobre la tierra al hombre, son los goces de familia. Giuseppe Mazzini (1805-1872) Político italiano.

 Los grandes hombres y mujeres tienen confianza en el destino, conocen parte de su porvenir, porque son parte de su porvenir ellos mismos. Maurice Maeterlinck (1862-1949) Escritor belga.

Edición de esta semana
GOBERNADOR FIRMA LEYES QUE PERMITEN LICENCIAS DE ENFERMERÍA Y MATRICULA UNIVERSITARIA ESTATAL A BENEFICIARIOS DE DACA 
Por Michel Leidermann
La legislatura de Arkansas finalmente aprobó dos proyectos de ley que benefician a jóvenes DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y el miércoles 10 el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, las firmó para entrar en vigencia de inmediato en todo el Estado.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, dijo a reporteros el miércoles 10, que planeaba firmar un proyecto de ley del Senado SB411 contra el estado de “ciudad santuario” y aprobado por los legisladores el último día de la sesión legislativa, a pesar de su preocupación de que una disposición dentro de la ley podría conducir al más perfilamiento racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El proyecto de ley SB 411 de Arkansas contra las “ciudades santuario”, es un ataque dirigido principalmente a Little Rock, que no es una ciudad santuario. Fue aprobado por la legislatura republicana de Arkansas y promulgada por el gobernador Asa Hutchinson   / ver más /