Para muchos el costo de los trámites para hacerse ciudadano es muy caro
Por Michel Leidermann
8166A.jpg

Los esfuerzos para una reforma inmigratoria en Estados Unidos han generado controversia en parte por la posibilidad de que ofrezca ciudadanía a unos 11 millones de inmigrantes indocumentados. Sin embargo, a juzgar por la última vez que Washington ofreció esa oportunidad, no todos los que se beneficien de una legalización se convertirían en ciudadanos.

Tras la reforma inmigratoria de 1986, menos de la mitad de los que cumplían los requisitos se nacionalizaron.

Ya para 2013 los inmigrantes que quieren naturalizarse estadounidenses deben pagar una tarifa de $680 ($595 más el costo de las huellas digitales $85), aprobar un examen oral, presentar las declaraciones de renta de los últimos cinco años y pasar una revisión de antecedentes penales.

Es una queja común entre los residentes legales que aspiran a hacerse ciudadanos: el costo de la solicitud se les hace cuesta arriba y dificulta la nacionalización de los inmigrantes de clase trabajadora

Hace pocas semanas el Pew Hispanic Center en Washington dijo que los residentes legales mexicanos son los que tienen la tasa más baja de naturalización, apenas un 36%, y que las dos terceras partes de ellos no se han naturalizado a pesar de ser elegibles.

La ciudadanía es un estatus que trae muchos beneficios particularmente en derechos cívicos, mejor posibilidad de traer a otros familiares, votar en las elecciones, y ganancias económicas a largo plazo. Sin embargo, es un beneficio optativo.

En términos generales, alguien puede vivir su vida entera en los EEUU como residente legal permanente sin hacerse ciudadano. La “tarjeta Verde” cuesta $480.00

Entre 20% y 25% de residentes legales afirma que el costo es la razón principal para no optar por la ciudadanía, a pesar de desearla y conocer sus beneficios.

El costo, sin embargo, no es el factor más mencionado por los inmigrantes para impedir la ciudadanía. El 30% dice que la necesidad de aprobar un examen de inglés también les dificulta el proceso.

De modo que parecería que de los 11 millones de indocumentados en el país en la actualidad, muchos estarían contentos con sólo obtener su legalización temporaria y luego la residencia permanente y no contemplan la ciudadanía como una prioridad.

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /