¡Todos a marchar!
8232A.jpg
Luisa Fernanda Montero

Todo parece indicar que el intrincado camino hacia la aprobación de una reforma migratoria integral que le abra la puerta de la ciudadanía a los más de 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos, se sigue abriendo.

Al parecer, continúan los acuerdos entre sindicatos y empresarios, al parecer, estos habrían superado sus desavenencias en lo que a trabajadores temporales poco calificados se refiere, al parecer. Porque mientras no tengamos compromisos reales y leyes verdaderas, no tendremos nada.

Es cierto que el mundo no se hizo en un minuto y que hay que avanzar paso a paso, son muchos los detalles a abordar en un proceso que no sólo afectara la vida de cientos de miles de personas y familias, si no que está estrechamente ligado al desarrollo de un país en el que la mano de obra inmigrante es fundamental.

Es cierto también que aunque estamos hablando de la vida de millones de seres humanos, el asunto pasa por la registradora. Al final del día, el asunto es económico, y claro, toca intereses empresariales y los trabajadores tienen que defender sus derechos, los derechos de los de aquí, de los de allá y de los que vendrán. Porque una economía como la estadounidense, no va, no puede prescindir de la mano de obra inmigrante.

Claro, si de mano de obra estamos hablando, entendiendo como tal que los trabajadores temporales, por ejemplo, vienen, trabajan obtienen su paga y se van, o que los que viven en Estados Unidos, lo hacen en condiciones medianamente decentes. Pero ese no es el caso. Bien sabemos que los abusos de las grandes compañías a miles de trabajadores temporales son parte de la cotidianidad y que pululan las demandas y abundan las injusticias.

Sabemos también que los abusos de los que son víctimas los trabajadores inmigrantes son pan de cada día y que a muchas empresas les conviene que no haya arreglos ni legislaciones, ni nada, para poder seguir haciendo.

Sabemos que sigue existiendo el tráfico humano, no sólo el de los coyotes que traen gente por la frontera empacada como salchicha, si no el que patrocinan las familias de bien que encierran trabajadores que les limpien y les cocinen a cambio de un techo y un pedazo de pan o el de los que secuestran mujercitas para prostituirlas en las grandes ciudades. Porque sabemos, claro, que la esclavitud no se ha terminado en el mundo, ¿verdad?

Sabemos también que mientras no haya leyes equitativas y funcionales, las injusticias seguirán siendo cotidianas. El asunto no es que pidamos caridad o clemencia para que los millones de indocumentados puedan vivir de la dignidad de su trabajo o reencontrarse con sus familias o tener una vida normal, el asunto es que exijamos que todos los seres humanos tengan derecho a sus derechos, a salarios y horarios laborales justos. El asunto es que exijamos que la justicia se aplique para todos y que no haya ciudadanos de segunda clase.

El asunto es que la sociedad estadounidense, fundada bajo los principios de libertad y justicia le haga honor a los valores que pregona.

El asunto es que la discriminación, la injusticia y la impunidad no pueden ganar la batalla. Por eso tenemos que marchar este próximo miércoles 10 de abril, por eso tenemos que salir a levantar la voz y a recordarle a los legisladores y a los empresarios y a todos los que quieran escucharnos que este es el momento, que no podemos esperar más, que la reforma migratoria es una obligación social inaplazable, una obligación moral que un país que se precia de ser civilizado, no puede seguir ignorando.

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /