La reforma se la juega en el pleno del Senado
Por Michel Leidermann

El Senado dio luz verde al debate del proyecto de reforma migratoria S.744 que durante las próximas semanas enfrentará una serie de enmiendas, algunas para tratar de mejorarlo, otras para matarlo, y todo con miras a completar el proceso antes del receso del 4 de julio.

Se trata del primer debate en 6 años de un plan de reforma migratoria con una vía a la ciudadanía. 

El primer voto de procedimiento para proceder al debate fue de 82 sobre 15. En el 2007, el voto similar fue de 64 sobre 35. ¿Cifra prometedora?

El segundo voto de proceso, el de la moción para proceder al debate, fue de 84 a favor y 15 en contra.

Para el segundo paso del camino a la reforma, ahora en el pleno del Senado, hay que prestar atención a los intentos para matar la medida mediante enmiendas perjudiciales argumentando que sólo quieren “mejorar” el proyecto.

Por ejemplo, la enmienda RESULTS reemplazaría la sección de seguridad fronteriza y seguridad nacional del S.744, argumentando que el lenguaje actual es débil. La enmienda busca entorpecer la vía a la ciudadanía para los indocumentados al establecer que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la Oficina General de Contraloría (GAO) certifiquen que se hayan alcanzado una serie de requisitos de seguridad fronteriza antes de que los Inmigrantes Provisionales Registrados (RPI’s) puedan solicitar la residencia permanente.

El S. 744 destina hasta $6,500 millones en nuevos recursos de aplicación de leyes y seguridad fronteriza. El proyecto ordena la contratación de 3,500 nuevos patrulleros fronterizos (además de los actuales 20 mil); ordena  vigilancia fronteriza las 24 horas particularmente en zonas difíciles de vigilar utilizando sistemas móviles, videos y aviones no tripulados; destina $1,500 millones a la Estrategia de Vallas en la Frontera Sur; otros $3,000 millones para implementar la Estrategia Amplia de Seguridad en la Frontera Sur y, de ser necesario, otros $2 mil millones para poner en práctica las recomendaciones que formule la Comisión de Seguridad para la Frontera Sur.

En el año fiscal 2012, Estados Unidos gastó $18 mil millones sólo en la aplicación de leyes migratorias, más que el FBI, la DEA y el Servicio Secreto combinados.

Los cruces de indocumentados están a su nivel más bajo en 40 años. Asimismo, la administración Obama ha deportado a una cifra récord de inmigrantes, con un promedio aproximado de 400 mil por año.

Hasta el momento los senadores que integran el Grupo bipartidista de los Ocho (G8), han podido mantener a flote el negociado acuerdo en que se basa el S.744.

Se requieren 60 votos para aprobar el proyecto. Algunos en el G8 quieren más votos para tratar de ejercer presión sobre la Cámara Baja. Para llegar a más de 60 se requieren más votos republicanos de los 4 que integran el G8. Para ganar votos republicanos, algunos querrán concesiones, pero si la medida torna más restrictiva la seguridad fronteriza, o impone más trabas a la vía  a la ciudadanía, se arriesga a perder votos demócratas.

Los demócratas están muy optimistas de conseguir los 60 votos, pero algunos quieren llegar a 70 para enviar un mensaje bipartidista contundente a l la Cámara Baja que pondera su propia estrategia legislativa.

Paralelamente al debate en el Senado, la Cámara Baja no tiene planes, de momento, de considerar el proyecto que el Senado envíe en julio. Quieren su propia medida.

A ver si este año se rompe el ciclo y logramos avanzar en materia migratoria.

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /