¡Acá vamos otra vez!
Por Michel Leidermann

Pasado la trifulca presupuestaria y del tope de la deuda nacional, el presidente Obama enumeró tres áreas de su agenda doméstica donde espera cooperación del disfuncional Congreso, especialmente de la Cámara de Representantes, siendo una de ellas la reforma migratoria.

La pregunta es ¿qué probabilidades reales tiene la reforma en la Cámara Baja este año?, y si en algún momento consideraría la propuesta de reforma que el Senado aprobó el 27 de junio y que incluye una complicada vía a la ciudadanía para 11 millones de indocumentados, además de un excedido reforzamiento de la frontera con más patrulleros, detectores de alta tecnología, y barreras físicas.

Los republicanos no pueden aprobar nada. De suceder esto el tema vuelve a emplearse como una discusión electoral para los dos partidos en las elecciones de medio tiempo de 2014. Los demócratas acusarán a los republicanos de obstruccionistas; y los republicanos a los demócratas de intransigentes. Y no sería nada nuevo porque el tema de la inmigración se ha tocado constantemente pero no resuelto hasta.

Créase o no, todavía hay algunos republicanos que buscan impulsar la reforma en lo que queda de este año, pero por partes y no en forma integrarla.

Por ejemplo, el líder de la mayoría republicana en la Cámara Baja, Eric Cantor, de Virginia, continúa sus esfuerzos por presentar el proyecto de ley KIDS Act,  que concedería una vía a la ciudadanía para los jóvenes indocumentados DREAMers, pero no para el resto de la población indocumentada.

También el congresista republicano de Wisconsin, Paul Ryan, ex aspirante vicepresidencial en 2012, sigue platicando con demócratas en busca de un consenso legislativo.

La Cámara de Representantes presidida por John Boehner, se niega a debatir el proyecto del Senado y sólo han avanzado a nivel de comité varias medidas, en su mayor parte de corte policial y punitivo, pero ninguna incluye una vía de ciudadanía para los indocumentados. 

Con todo, la idea es que lo que algún proyecto que apruebe la Cámara Baja, dé paso a una negociación con el Senado.

Por ahora los republicanos están más divididos que nunca y los extremistas están obstinados en frenar la agenda política de Obama a toda costa. ¿Pero enfrentará Boehner a los extremistas del Tea Party para trabajar con los demócratas de forma bipartidista por la reforma?

Si Boehner, junto a figuras sensatas del liderazgo republicano, permite que llegue al pleno alguna medida migratoria con posibilidades de ser aprobada para dar paso a una negociación bicameral que, de resultar exitosa, esto permitiría a los dos partidos compartir el crédito por la reforma migratoria. Esto concedería a los republicanos el competir por una tajada del voto latino que necesitan para poder recuperar la Casa Blanca, argumento que no convence a muchos pero que entienden muchos republicanos a nivel nacional.

Boehner puede liderar y ser parte de una solución beneficiosa para los inmigrantes, el país y su partido; o, puede continuar en negación y seguir buscando excusas y culpables y autoinfligir más daño a sus colegas republicanos sobre todo en las elecciones de medio tiempo cuando los demócratas apuestan a recuperar la mayoría.

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /