EL PARTIDO DE LA SEMANA
Santos vs. Coralillo
Por Rafael Nuñez

Domingo 3 de noviembre, 12 p.m., Campo #3, Otter Creek Park -- Este encuentro de la fecha 11 de la temporada regular otoño-invierno de la Liga MexArk enfrentaba al equipo Santos, dirigido por Agustín Espejo, que llegaba a este duelo con récord de 3 partidos ganados, 3 empatados y 4 perdidos, contra el Coralillo, comandado por Rigoberto Reséndiz, que arriba con palmarés de 7 ganados, 1 empatado y 2 perdidos. Así pues, el equipo Coralillo era, al menos en el papel, el favorito para alzarse con la victoria, pero ya en el terreno, no fue para nada así, puesto que a fin de cuentas fue el Santos el que se adjudicó el triunfo y los tres puntos, y de una manera muy, muy clara.

8503B.jpg
El equipo Santos, dirigido por Agustin Espejo
El partido comenzó bien para el Santos (cuyo plantel está integrado completamente por jugadores que viven y trabajan en Stuttgart, una pequeña ciudad como a 45 millas al sureste de Little Rock (incidentalmente, Stuttgart, Arkansas, es mejor conocido coloquialmente como “la capital mundial del arroz y de los patos”), que desde los minutos iniciales se veía más peligroso y poderoso a la ofensiva que el cuadro del Coralillo.

Al  minuto 21 el Santos se fue arriba en el marcador mediante un disparo de derecha, cruzado y muy bien colocado de Adán Acosta (#32) quien venció al portero rival por su costado derecho. Marcador: Santos 1, Coralillo 0.

Sin embargo, dos minutos más tarde, el árbitro expulsó a un jugador del Santos por reclamarle airadamente tanto al abanderado como al nazareno. Así pues, a partir del minuto 23 del primer tiempo, el Santos se quedó con 10 hombres.

Después de esta expulsión, el partido se convirtió en uno de dominio alterno por espacio de 15 minutos, con ambos equipos llegando sólo de manera esporádica a última línea, y mostrándose exageradamente cautelosos. Hasta se podría decir que el encuentro se volvió un tanto aburrido, porque los dos equipos se preocupaban más por anularse que por atacar.

Pero entonces llegó el minuto 37, cuando después de una serie de pases cortos en media cancha, Leonel Ibarra  (#5) del Santos, se coló con el balón al pie por el sector derecho del área grande rival y soltó un potente trallazo de pierna derecha, a media altura y a primer poste, para anotar así un bello gol que venció al portero pese a que este realizó una gran estirada, pero todo fue vano, ya que la potencia del disparo fue demasiada, y el esférico entró como un rayo pegado al poste izquierdo del arquero. Marcador: Santos 2, Coralillo 0.

Luego, al minuto 43, el árbitro expulsó a otro jugador del Santos, después de una jugada en medio campo en que este y un rival se iban jaloneando mutuamente, y que terminó con el jugador del Santos tirando un codazo de manera demasiado obvia, ante lo cual se ganó la roja directa por agresión física. Así pues, al terminar la primera mitad el Santos ya únicamente contaba con 9 jugadores en el campo.

Después, cuando al árbitro hizo sonar su ocarina para dar por terminado el primer lapso e el descanso del medio tiempo, de inmediato se abalanzaron sobre él casi todo los jugadores del Santos para protestar y reclamarle a gritos, y de manera muy, muy airada, por las dos expulsiones en su contra. El sufrido nazareno, ante las agresiones verbales por parte de algunos de estos jugadores, y ante la posibilidad latente, y muy real, de ser agredido físicamente por alguno de estos jugadores, decidió, de una manera un tanto extraña, hacer sonar su silbato tres veces, para así aparentemente decretar la finalización del encuentro por falta de garantías. Sin embargo, a final de cuentas esta amenaza de dar por terminado el partido sin jugar el segundo tiempo, sólo quedó en eso, ya que el capitán del Santos acordó con el árbitro firmar un documento por escrito donde él se responsabilizaba por el buen comportamiento del resto del plantel de jugadores. Una vez resuelta esta crisis, los jugadores de ambos equipos pudieron descansar calmadamente el rato que restaba del medio tiempo, para así prepararse para la segunda mitad del encuentro.

Desde el primer minuto del segundo tiempo se notó que el conjunto del Coralillo iba a “echar toda la carne al asador” para tratar de descontar la ventaja de dos goles que tenía el Santos. Así pues, el Coralillo se abalanzó sobre la meta rival, y ante la desventaja numérica de dos jugadores por parte del Santos, empezó a presionar constantemente sobre el último tercio del campo. Esto casi de inmediato le trajo buenos resultados al Coralillo, ya que al minuto 6 del segundo tiempo Sergio (#70) del conjunto de las serpientes,, anotó el primer gol para su equipo por medio de un potente tiro de derecha desde los linderos del área grande que dejó sin oportunidad alguna al portero santista. Marcador: Coralillo 1, Santos 2.

Después de este gol la presión ofensiva del Coralillo continuó, pero el Santos empezó a defenderse mejor, alterando su parado en el campo y colocando a todos sus jugadores en su propia mitad, casi renunciando por completo a atacar.

Luego, al minuto 27 el árbitro expulsó a un jugador del conjunto ‘culebrero’ después de que este cometiera un faul sobre un rival y así acumulase dos tarjetas amarillas.

Ante la reducción en la desventaja numérica en que estaba el Santos a un sólo jugador (es decir, de 10 contra 9), el cuadro santista no se quedó cruzado de brazos y rápidamente comenzó a jugar al contra-golpe. De hecho, los santistas no tenían casi ninguna otra opción, si es que no querían renunciar totalmente al ataque. Así pues, mediante una serie de descolgadas, el Santos empezó a llegar de vez en cuando a la portería del Coralillo.

Y aun cuando el acoso del Coralillo sobre la meta del Santos continuó, la mera verdad es que la línea delantera de las culebras se veía muy desdibujada, ya que constantemente sus tiros al arco salían desviados, y sus pases al frente eran muy inexactos y casi siempre terminaban en los pies de la defensiva rival. Tal vez esto se debía a la desesperación de ir perdiendo, pero no justifica tantas imprecisiones del Coralillo.

Finalmente, al minuto 44 el árbitro expulsó a un tercer jugador del Santos por faulear al portero rival, ante lo cual el cuadro santista ya únicamente contaba con 8 jugadores en el campo. Afortunadamente, el segundo tiempo ya agonizaba cuando sucedió esta tercera merma en la escuadra del Santos, y así, este se pudo alzar con el triunfo.

            Bien por el Santos, y por su director técnico Agustín Espejo, que supo mover los hilos y alterar el parado de su equipo para adaptarse a jugar primero sin uno de sus jugadores, y luego sin dos. De hecho, el equipo del Santos hizo “la hombrada” de ganar este partido jugando todo el segundo tiempo con dos jugadores menos, lo cual no es nada fácil. Por otro lado, cabe también mencionar que con este triunfo el conjunto del Santos de Stuttgart (también conocidos como “los arroceros” o “los patos”) ya acumula 8 partidos consecutivos sin conocer la derrota, ya que los 4 partidos perdidos de los santistas todos ocurrieron a principios de esta temporada. Enhorabuena, pues, para el equipo de la capital mundial del arroz!

Marcador Final: Santos de Stuttgart 2, Coralillo 1

Edición de esta semana
DEBATE BILINGÜE ENTRE CANDIDATOS A ALCALDE DE LITTLE ROCK 
Un debate en el que participaron candidatos a la alcaldía de Little Rock, fue organizado por Rolando Ochoa de la cadena de televisión Univisión-Little Rock, Cesar Ortega pastor de la organización de servicio comunitario basado en la fe cristiana City Connections, y Michel Leidermann, director del periódico en español El Latino. El debate se realizó a las 7 PM del lunes 29 en la iglesia South City ubicada en la Baseline Rd con la I-30 en el Southwest de la ciudad.   / ver más /
El Obispo Anthony Taylor de la Diócesis de Little Rock, publicó una segunda carta el martes, 23 de octubre, actualizando información sobre la actual crisis de abuso sexual por clérigos y la ayuda para las víctimas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra.    / ver más /