Deportados pierden contacto con sus hijos que quedan en EEUU
Diversas organizaciones exhiben la falta de regulación sobre la tutela de menores que pierden a sus padres por extradición
8529A.jpg

Cientos de miles de migrantes deportados de EEUU pierden la pista de sus hijos, quienes quedan bajo la tutela de familiares, en el mejor de los casos; en manos de simples conocidos o están perdidos en el sistema estadunidense.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad de Estados Unidos, entre 2010 y 2012 fueron deportados 200,005 padres de familia con hijos regulares, es decir, nacidos en territorio estadounidense. De los menores afectados, poco más de 5 mil terminaron en manos del gobierno, según estimó el Centro de Investigaciones Aplicadas de Boston, que trabaja por la justicia racial.

El paradero de estos menores es desconocido a causa de una falta de regulación de su tutela en caso de faltar los padres o por el propio silencio parental, con el cual creen protegerlos de la expulsión, explican diversas organizaciones.

La situación puede llegar a afectar a por lo menos 4.5 millones de niños, ciudadanos o indocumentados, con padres que habitan de forma irregular, contabilizados  en 2010, según  el Instituto de Política Migratoria.

Ante la deportación de los padres suelen imperar dos posibles escenarios evitables con prevenciones básicas: la tutela estatal o la informal.

En el primer caso, los hijos de deportados entran en centros de menores o en familias provisionales. Mientras, el Estado pone en marcha el proceso de pérdida de la patria potestad contra los padres deportados. En ese proceso, el migrante, fuera del país no suele tomar partido y parece condenado a la pérdida de su hijo.

En ocasiones los consulados no se dan abasto o no son informados con el tiempo necesario. Hay padres que no saben ni que han perdido la custodia. Esa situación llevaría a los padres, si pueden volver a EEUU, a buscar de forma infructuosa a sus hijos por la confidencialidad de las adopciones.

Son situaciones inexcusables, señaló Dámaso Morales, vicepresidente de la Asociación Mexicana de Estudios Internacionales, y es que el también maestro de la UNAM recordó que “siempre existe la obligación de notificar la captura de un ciudadano extranjero a su consulado”.

De acuerdo con el Convenio de Viena sobre Relaciones Consulares siempre existe la obligación de notificar la captura de un ciudadano extranjero a su consulado y no demorar las comunicaciones entre detenido y consulado. El no hacerlo es, una violación del derecho internacional que permitiría al indocumentado parar el proceso y llevar a EEUU a una instancia jurídica internacional, ya que Estados Unidos ratificó este convenio el 24 de noviembre de 1969.

Como medida preventiva básica, es indispensable que el menor obtenga la nacionalidad mexicana o si ya la tiene guarde bien el documento: aunque sus padres sean irregulares tienen ese derecho. Con la documentación mexicana en regla, en caso de ser deportados, podrán actuar a través del consulado y solicitar trámites o representación en territorio de EEUU.

Otra medida recomendable es nombrar un tutor, que será el nombre de referencia para localizar al menor, y dejar siempre un contacto de emergencia en el centro escolar. Con estos pasos el proceso se simplificará notablemente.

 

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /