¿Aumentos salariales y el regreso del autoservicio?
Por Michel Leidermann

Los precursores de los restaurantes de comida rápida de hoy en día, los totalmente auto-servicio, cayeron de moda hace décadas.

Pero el principio del do-it-yourself vuelve impulsado en parte por los aumentos salarios estatales y federales que hace que los empleados salgan demasiado caros. El salario mínimo de $15 exigidos por los empleados de McDonald’s, e incluso el salario mínimo de $10.10 propuesto por algunos legisladores, sólo acelerarían cambios.

Las señales están por todas partes. Recientemente, McDonald’s comenzó a probar un sistema de pedidos basados en un “app” que permite a los clientes pagar desde su iPhone. Chili’s también anunció que estaba instalando sistemas de pedidos basados en tabletas informáticas. Y una empresa relacionada a  Google, puso a la venta tabletas informáticas para cada mesa de restaurante.

Estos cambios están siendo promocionados como una “comodidad” para los clientes, pero son un serio inconveniente para los trabajadores jóvenes que quedarían sin empleo. Pero la decisión de cambiar a los cajeros por computadoras y empleados por aplicaciones, no es una cuestión de comodidad, sino simplemente de economía.

Los restaurantes de comida rápida junto con otras empresas con mano de obra intensiva, tales como tiendas de abarrotes y gasolineras, sólo ganan unos centavos por cada dólar de ventas. Cuando el costo de contratar a un empleado de salario mínimo, sube, como los más de $ 15.000 adicionales anuales con un salario mínimo de $15 por empleado, los negocios se ven obligados a buscar ahorros.

La opción más obvia parece ser aumentando los precios. Pero los clientes no responden bien. Después de todo, si los restaurantes y tiendas pudieran aumentar los precios considerablemente sin afectar las ventas, ya lo habrían hecho.

La otra opción es reducir los costos. En términos prácticos, esto significa que los clientes a menudo terminan sirviéndose a sí mismos en lugar de ser atendidos por un empleado. Es una tendencia con la que ya estamos familiarizados: podemos escanear y empaquetar nuestros alimentos en el supermercado, bombear gasolina, rellenar bebidas en McDonald’s, e ncluso colocar nuestra propia orden.

Pero sólo hay tanto que el cliente puede hacer. No podemos voltear nuestras hamburguesas y cocinar nuestras papas fritas. Es por eso que las empresas están acudiendo ahora a los robots. Ya se inventó una máquina para voltear hamburguesas que reemplaza al equivalente de tres cocineros de tiempo completo. Eso es, 360 hamburguesas por hora, sin huelgas, ni beneficios, ni demandas salariales. Con el salario mínimo actual, esta maquina se amortiza en un año. Pero a $15 la hora, sería rentable en cuestión de meses.

Estos cambios son animados e incluso forzados cuando los empleadores se enfrentan a aumentos de costos de la mano de obra que no pueden sustentar. Por muy bien intencionadas, las nuevas demandas salariales podrían estar luchando contra las leyes de la economía. Y esa es una lucha que podrían perder.

 

NOTAS

• Actualmente, 19 estados y Washington DC tienen salarios mínimos superiores al salario mínimo federal. 

• 23 estados y Virginia tienen el mismo salario mínimo que el  federal de $ 7.25. 

• 4 estados y Puerto Rico tienen salarios mínimos por debajo del salario mínimo federal (pero el mínimo federal se aplica). Es el caso de Arkansas con $6.25

• 5 estados no han establecido un salario mínimo estatal.

 
Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /