¡Todos son culpables!

La esperanza de aprobar en 2013 una reforma migratoria con una vía a la ciudadanía para los indocumentados es ninguna al 15 de noviembre, mientras florecen las recriminaciones a todos los participantes (Obama, republicanos y demócratas), y el consenso que nada podrá hacerse hasta después de las elecciones primarias de nuevos legisladores en el verano de 2014.

Las razones políticas por las cuales a ambos partidos les interesa lograr una reforma a largo plazo seguirán existiendo, pero cambió el momento de hacerlo. Esto significa probablemente otro año de deportaciones y de mantener a 11 millones de indocumentados y a sus familias en el limbo. Por ello vuelan las recriminaciones.  ¿Cómo llegó a esta situación una propuesta que hace apenas un año, tras la reelección de Obama en 2012, parecía políticamente cierta?

Los demócratas apuntan hacia los republicanos y a su líder John Boehner mientras otros activistas responsabilizan también a los demócratas, por no haberle dado prioridad al tema cuando pudieron hacerlo y tenían la mayoría en ambas cámaras, entre 2008 y 2010.

La explicación más obvia es que la culpa la tienen los republicanos, ya que su líder en la Cámara de Representantes, John Boehner, podría llevar a votación en el pleno de la Cámara una medida similar a la que se aprobó en el Senado pero que contiene cláusulas adicionales de seguridad fronteriza e incluye el camino a la ciudadanía para los indocumentados. El proyecto, HR 15, tiene 190 co patrocinadores demócratas y 3 republicanos. Pero Boehner rechazó por completo a la idea de una  “reforma integral”, diciendo que jamás llevaría una medida así a una negociación bicameral.

Con esto queda claro que en la Cámara Baja, una propuesta de reforma amplia no es viable y que los demócratas también necesitan actualizar sus discusiones y cambiar su estrategia que ha sido la de apuntar el dedo hacia los republicanos.  Pero a Obama y a los demócratas les está llegando la hora de enfrentar su parte de responsabilidad, y aceptar la realidad política en el Congreso, si desean hacer algo en lugar de no lograr nada.

Quizás quitar la vía a la ciudadanía, que de verdad pocos inmigrantes prefieren, y apurar la legalización de los indocumentados que califican, es la solución más viable rápidamente. ¿Por qué no?

Observadores dicen que a los demócratas simplemente les conviene mantener vivo el tema de inmigración, que les favorece a ellos, para tener con qué atacar a los republicanos.

Pero el dedo acusatorio contra los demócratas y la administración Obama, apuntan al record de Obama en deportaciones.

La realidad es que los republicanos podrían aprobar una reforma mañana mismo si lo quisieran porque los votos están ahí. Pero los demócratas no están tratando y presionando lo suficiente como deberían porque también es un tema de campaña electoral que los beneficia.

Pero entretanto, la reforma migratoria no avanza, probablemente entre varios meses y un año más.

¡TODOS SON CULPABLES!

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /