¡Gracias Sensenbrenner!
Por Michel Leidermann
En nombre de los 42 millones de latinos en los EUA, hay que agradecer a los tres personajes que más han contribuido al levantamiento del "poder latino" en Estados Unidos: el congresista republicano James Sensenbrenner, el presentador de CNN-TV Lou Dobbs, y el profesor de Harvard, Samuel Huntington.
Se trata de los cabecillas más visibles del movimiento contra la inmigración, cuyas ofensas contra los latinos han movilizado como nunca a esta comunidad. Sin los "tres amigos’’ de la causa anti-inmigratoria, no hubieran salido a las calles las multitudes de manifestantes en más de 100 ciudades de Estados Unidos.
Más de 500,000 manifestantes marcharon en Los Ángeles y en Dallas, y miles en otras ciudades de EUA protestaban contra el estricto proyecto de ley de Sensenbrenner, aprobado por la Cámara de Representantes en diciembre, que entre otras cosas convierte a los inmigrantes indocumentados en criminales y propone construir un muro de 1,000 kilómetros en la frontera con México.
La iniciativa será debatida por el Senado después de un receso de dos semanas que terminó el 24 de abril.
El tamaño de las marchas sorprendió a todo el mundo. Fue como si un sector de la población de los EUA que hasta ahora sólo existía como una estadística, salió a la luz para convertirse en una realidad política.
Muchos de los manifestantes no eran indocumentados, sino residentes legales o ciudadanos de EUA que estaban furiosos por el proyecto de ley Sensenbrenner, y por la ola de ataques contra los latinos por radio y televisión.
No es para menos. Muchos norteamericanos con una niñera indocumentada en su casa, o una novia o novio extranjero viviendo con ellos, podrían ser acusados de facilitar el"contrabando"de ilegales, bajo la iniciativa Sensenbrenner.
¿Y cómo no entender el enojo de los indocumentados cuando ven televisión a Dobbs alertando a los norteamericanos de que los ilegales transmiten enfermedades, son potenciales terroristas, posibles agentes separatistas, y para colmo quitándole trabajo a los estadounidenses?
Dobbs dijo en sus programas, que algunos "mexicanos y méxico-americanos"quieren que California, Nuevo México y otros estados del suroeste de los EUA, vuelvan a ser parte de México’’, y que están usando a los inmigrantes ilegales “como un ejército de invasores para lograr la reconquista’’. Claro que no mencionó que ni uno de los terroristas del 11/9 entró a EUA por México; o que muchos pacientes con SIDA de EUA están mudándose a México, ni que la tasa del 4.7% del desempleo en el país es una de las más bajas de los últimos tiempos, ni que millones de indocumentados pagan impuestos sin tener acceso a beneficios sociales.
Por su parte en el último libro de Huntington "¿Quiénes somos?", él afirma que la "identidad nacional" de los EUA está amenazada por la cultura latina.
Gracias a estos tres talentillos, lo que hasta ahora era un desorganizado grupo étnico, ahora se está convirtiendo en una fuerza política visible.
No se puede desconocer el hecho de que hay una crisis inmigratoria en los EUA. Pero la única forma permanente de disminuir el flujo de migrantes, es reducir la diferencia de ingresos entre Estados Unidos y América Latina, mediante la ayuda externa condicionada a políticas económicas responsables y orientadas al crecimiento en la región.
Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /