Renuevan llamado al Congreso sobre reformas de los préstamos estudiantiles
Por Michel Leidermann
8620A.jpg

Mientras el Congreso se prepara para debatir la reautorización de la Ley de Educación Superior en 2014, la opinión pública recuerda que se necesitan de manera urgente una serie de reformas para restaurar la ecuanimidad y justicia en el sistema de préstamos estudiantiles.

Millones de estadounidenses se enfrentan a una montaña de deudas que parecen no tener fin después de graduarse de la universidad. Es necesario que el Congreso adopte reformas que ayuden a los estudiantes a encontrar opciones más asequibles para financiar su universidad y opciones de pago flexibles para lidiar con sus obligaciones de manera responsable.

La crisis de la deuda estudiantil va en aumento cada año y amenaza el futuro de una cantidad innumerable de familias y a final de cuentas a la economía nacional. Los prestatarios enfrentan diversas dificultades:

A estudiantes y padres se les dificulta entender por completo sus opciones y están frustrados por lo confuso que puede ser el proceso de solicitud para obtener ayuda financiera para la universidad. 

Los estudiantes y familias a menudo no entienden la diferencia entre préstamos federales y privados y acaban pidiendo prestado más de lo que necesitan o a un costo demasiado alto. 

Muchos prestatarios que tienen dificultad para mantenerse al día con sus pagos, especialmente aquellos con préstamos privados, no pueden obtener opciones de pago flexibles. 

Algunos prestatarios se encuentran con cuotas inesperadas como por pago tardío aunque han establecido pagos automáticos o para obtener una suspensión temporal de pagos. 

Frustración con los servicios de préstamos que les daban respuestas inconsistentes, no mantenían registros correctos o simplemente rehusaron trabajar con ellos para resolver cuestiones pendientes. 

Muchas personas denunciaron las prácticas injustas o engañosas, como las universidades que promocionan programas de carreras de alto costo a pesar de que saben que las tasas de graduación o las plazas de trabajo son bajas.

Muestran desesperación al no poder mantenerse al día con los pagos de sus deudas estudiantiles o para ahorrar para cualquier otra necesidad. 

Hoy en día, los estadounidenses deben más de un millón de millones de dólares en deudas estudiantiles. Las colegiaturas han aumentado más del 500% desde 1985 en universidades públicas, que son las que admiten a la mayoría de los estudiantes a nivel nacional. Al mismo tiempo, el ingreso promedio de las familias es más bajo que lo que era hace una década, lo que hace que cada vez sea más difícil pagar la universidad sin pedir préstamos. Actualmente, dos tercios de los estudiantes universitarios se gradúan con una deuda estudiantil, que en promedio es de $26,600. 

El gobierno federal es el prestamista más grande para estudiantes, con alrededor del 85% del mercado, pero los bancos y las compañías financieras también ofrecen préstamos estudiantiles. Los préstamos estudiantiles privados pueden venir con altas tasas de interés variable y a diferencia de los préstamos federales, no tienen opciones de pago flexible garantizadas.

Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /