El “jolgorio” de la marihuana uruguaya
Por Michel Leidermann

La nueva ley uruguaya para la legalización de la marihuana ha sido descripta como la más audaz del mundo, y podría contribuir a reducir los delitos relacionados con la droga, pero me despierta dudas sobre si no resultará contraproducente.

Con la nueva ley, se legalizará el cultivo, la distribución y la venta de marihuana. El consumo ya está permitido en el país.

Lo que es más, el Estado se convertirá en un gran proveedor de marihuana: concederá licencias a los productores, les comprará la marihuana y la distribuirá a las farmacias de todo el país, donde consumidores mayores de 18 años previamente inscritos podrán comprar el equivalente de 30 cigarrillos mensuales.

Además, los uruguayos podrán cultivar hasta 6 plantas de marihuana en su hogar, y crear “clubes de consumidores” de hasta 45 miembros, que podrán proveerse de la hierba entre sí.

Lo oponentes explican las razones para objetar. La primera crítica sería “la atmósfera de jolgorio” que conduciría a un incremento generalizado del consumo de drogas. La segunda es la idea de que el gobierno deber asumir el control del comercio de la marihuana, para así quitárselo a los carteles. La tercera es que aumentará el consumo de marihuana entre los jóvenes, y podría inducirlos a pasar a consumir drogas más duras. 

Según encuestas, el 63% de los uruguayos se oponen a la ley y sólo el 26% la apoya.

Los partidarios de la ley dicen que muchos gobiernos ya regulan la industria de la marihuana, incluyendo Holanda, Portugal, y los Estados de Colorado y Washington en EEUU.

En general estoy a favor de la legalización de la marihuana, porque el modelo prohibicionista de las últimas cuatro décadas ha provocado guerras que han costado decenas de miles de vidas en México y Centroamérica, con pocos resultados positivos. Y la represión ha costado miles de millones de dólares, que estarían mejor empleados en la prevención, educación y en campañas de rehabilitación.

 

Promesas y más promesas

Una a una, las maravillas que el Obamacare iba a darnos, se evaporan. Ni cubre a todos ni es más barato.

¿Recuerdan cómo la gente que estaba satisfecha con su cobertura de salud actual no tendría que hacer nada, que nada cambiaría para ellos? Todos podemos ver cómo empleador tras empleador, elimina la cobertura para sus trabajadores y los envía a los intercambios federales.

¿Recuerdan cómo Obamacare iba a cubrir a todos, o casi todos? (La llamada cobertura universal) Pero con cada exención, dispensa, y retraso que está realizando la administración Obama, ese objetivo está cada vez más lejos y seguirá alejándose.

¿Recuerdan cómo Obamacare reduciría las primas de seguros? Caso tras caso, están aumentando de precio.

Y hay más dudas por venir. Parecería que cunde el pánico en el gobierno por lograr que cada vez más jóvenes y personas sanas se inscriban en Obamacare. Porque si no lo hacen, más y más ancianos y enfermos tendrán que pagar aún más. 

Con razón la gente tiene que ser multada para obligarlos al Obamacare, cuyo nombre formal de Ley de Cuidado de Salud Asequible, apenas cumple con los requisitos legales de veracidad en la publicidad para un nuevo producto.

Edición de esta semana
DEBATE BILINGÜE ENTRE CANDIDATOS A ALCALDE DE LITTLE ROCK 
Un debate en el que participaron candidatos a la alcaldía de Little Rock, fue organizado por Rolando Ochoa de la cadena de televisión Univisión-Little Rock, Cesar Ortega pastor de la organización de servicio comunitario basado en la fe cristiana City Connections, y Michel Leidermann, director del periódico en español El Latino. El debate se realizó a las 7 PM del lunes 29 en la iglesia South City ubicada en la Baseline Rd con la I-30 en el Southwest de la ciudad.   / ver más /
El Obispo Anthony Taylor de la Diócesis de Little Rock, publicó una segunda carta el martes, 23 de octubre, actualizando información sobre la actual crisis de abuso sexual por clérigos y la ayuda para las víctimas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra.    / ver más /