El caso que genera nuevas preguntas sobre la justicia mexicana
Yakiri Rubí, una joven de 20 años es acusada de asesinar a su agresor al defenderse de abuso sexual.
8721A.jpg

Se llama Yakiri Rubí, una joven de 20 años acusada de asesinar a su agresor al defenderse de un abuso sexual. La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) en la Ciudad de México no creyó su versión y ordenó su encarcelamiento. Ahora la chica enfrenta un juicio que puede derivar en una sentencia de hasta 60 años en prisión.

El caso ha desatado una intensa polémica en México. Organizaciones civiles aseguran que Yakiri ha sido doblemente victimizada, pues las autoridades prácticamente han hecho a un lado su denuncia de violación y descartan que en la muerte del agresor hubiera legítima defensa.

La PGJDF responde que cumplió todos los protocolos legales para estos casos, e insiste en que tiene elementos para inculpar a Yakiri.

En internet abundan las opiniones críticas contra la PGJDF. “En el fondo las autoridades violan los derechos de la chica, algo que es frecuente en México. Las mujeres que dicen que viven violencia sexual y buscan el acceso a la justicia lo primero que hacen es cuestionárselo. Decir no es cierto, no es verdad lo que te sucedió hasta que me lo compruebes”, denuncia la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas (ADIVAC).

¿Por qué el caso de Yakiri causa tanto revuelo? Por el ambiente de misoginia (aversión u odio a las mujeres) que parece existir en las instituciones de justicia. Con frecuencia los casos donde se cometen delitos vinculados con el género, las mujeres están en desventaja. Por ejemplo, cuando las mujeres pretenden denunciar violencia intrafamiliar, los agentes del Ministerio Público rechazan iniciar una investigación, y cuando lo hacen integran expedientes de forma inadecuada, lo cual impide cual impide castigar a los agresores.

También sucede que en casos de abuso sexual los policías culpan a la víctima, e incluso se ha sentenciado por homicidio a mujeres que sufrieron abortos espontáneos, como sucede en Guanajuato y Quintana Roo, así como en regiones indígenas de Veracruz, Guerrero y San Luis Potosí.

Además en los casos donde las mujeres cometen delitos, hay jueces que les aplican las sentencias máximas, mientras que a hombres en esa misma situación las sanciones que reciben son menores, sostienen los críticos.

“En el país existen leyes para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia, pero no se aplican en todos los casos y eso agrava el problema. Si los funcionarios públicos siguen con los usos y costumbres que tenemos en México, donde las mujeres son para ser utilizadas en contra de su voluntad y para no respetarlas, se reproduce esa misoginia”” explica ADIVAC.

Desde que se conoció el tema se han realizado varias protestas para demandar su liberación, además que organizaciones de derechos humanos insisten en que la chica fue encarcelada mediante un proceso irregular.

La PGJDF insiste en que tiene pruebas para mantenerla en prisión. Uno de ellos es que Yakiri negó conocer a su agresor pero en su teléfono móvil se encontraron llamadas y mensajes entre ellos.

Abogados y activistas señalan que eso no demerita la denuncia por abuso sexual.

Más allá de la polémica la chica seguirá en prisión, pues el juicio en su contra por homicidio agravado está en marcha. 

Edición de esta semana
EL ZÓCALO JUNTO AL CONSULADO CELEBRAN EL DÍA DE REYES
El pasado domingo 7, el Centro de Recursos para los Inmigrantes El Zócalo con el apoyo del Consulado de México en Little Rock, celebraron el Día de Reyes junto a varias familias y voluntarios. / ver más /
Al pastor Martin Luther King Jr. se lo recuerda en Estados Unidos el tercer lunes de enero de cada año, y quizás se le conozca mejor como el principal portavoz estadounidense del activismo no violento por su papel de liderazgo en el movimiento de los derechos civiles de Estados Unidos y su oposición a la discriminación racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Muchos de nosotros empezamos 2017 esperando lo peor. Y, de distintas maneras, nos tocó lo peor.   / ver más /