¿Viviremos por demasiado tiempo?
Por Michel Leidermann

Google anunció que iba a abordar el desafío del envejecimiento. Podría también mejorar el tratamiento de enfermedades crónicas habituales que aquejan a los ancianos como el cáncer, enfermedades del corazón y el Alzheimer. Pero también hay la posibilidad de tratar el envejecimiento en sí mismo, en un intento de reducir su rapidez.

Para científicos, la lucha contra el envejecimiento se basa en la terapia genética: la sustitución de partes del cuerpo por regeneración y nanotecnología para reparar el envejecimiento de las células. Los optimistas esperan que el promedio de la esperanza de vida supere los 100 años en el próximo siglo, citando prometedores estudios en animales en los que la vida se extendió a través de la manipulación genética y las dietas bajas en calorías. También apuntan a los muchos avances médicos. La esperanza media de vida en los EEUU aumentó de 47.3 en 1900 a 78.7 en 2010.

Otros señalan que las reducciones en la mortalidad infantil explican la mayor parte de ese aumento. A medida que, históricamente, la muerte del 50% o más de bebés y niños se redujera drásticamente en el último siglo, la esperanza de vida aumentó ayudada por mejoras en nutrición, disminución de enfermedades infecciosas y avances en medicina. 

Incluso si la ciencia puede darnos una vida más larga ¿deberíamos siquiera buscarla? Independientemente de lo que la ciencia hace posible, o de lo que la gente quiere, el mayor envejecimiento tiene consecuencias sociales.

Consideremos que en 2010, más de 40 millones de estadounidenses eran mayores de 65 años. En 2030, habrá un poco más de 72 millones, y en 2050, más de 83 millones. La Oficina de Presupuesto del Congreso ha proyectado un aumento de los gastos de Medicare de hasta 5,8% del producto interno bruto en 2038, desde el 3.5% actual, una carga fiscal insostenible.

La medicina moderna mantiene costosamente vivas a las personas de edad avanzada con enfermedades crónicas. El 10% de la población - principalmente ancianos - consume alrededor del 80% de los gastos de atención de salud, sobre todo en enfermedades crónicas y costos al final de su vida. Históricamente, las vidas más largas van paralelas al aumento de las enfermedades crónicas y la explosión de los costos. ¿Podemos darnos el lujo de posiblemente vivir radicalmente más tiempo? Retardar el envejecimiento no necesariamente garantiza un buen estado de salud.

Lo que es más. Los “viejos” jubilan y su trabajo es tomado por los jóvenes. Una sociedad donde la gente trabaja por muchos años más (y que muchos ahora ya están obligados a hacer), sin duda crearía caos para las nuevas generaciones de trabajadores.

Tomará décadas para evaluar los beneficios y daños de extender la esperanza de vida. Para puede llegar demasiado tarde para revertir el daño. Y exactamente ¿Cuáles son los posibles beneficios sociales? ¿Hay alguna evidencia de que las personas más viejas harán más contribuciones que las actuales con una esperanza de vida media cercana a 80? Existe la idea de que los años nos traen sabiduría, pero si no éramos especialmente sabios en la juventud, no es probable que lo seamos después.

A menudo me ha llamado la atención en los funerales de personas mayores el comentario de que el difunto tuvo una “vida plena”. Adicionar años a una vida, no necesariamente la hará más plena.

Podemos esperar que los avances científicos ayuden a garantizar que los jóvenes llegarán a ser ancianos. De hecho, nuestro deber puede ser justo lo contrario: dejar que la vida y la muerte mantengan su ciclo.

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /