Lo problemático de los lotes de estacionamiento en Little Rock es...
Por Nelson Galeano
8739A.jpg

Cuando se trata de transporte, el tema de los ‘parqueaderos’ se torna muy complicado de afrontar, simplemente porque nadie quiere renunciar a la opción de estacionarse directamente al frente del lugar de destino. Parte de la estructura de mercadeo de los negocios está basada en la oferta de estacionamientos para sus clientes. Hasta la misma ley hace obligatorio la existencia de parqueaderos. Un negocio sin estacionamientos, tiene poca posibilidad de éxito. La situación se torna aún más grave dada la dependencia que tenemos del automóvil. Necesitamos el auto para cualquier cosa. Parece que hemos perdido la habilidad mental para caminar, montar en bicicleta o viajar en autobús.

Los estacionamientos son parte inherente de la vida urbana. Todo evento de transporte inicia y termina en un evento de estacionamiento. Sin embargo, el exceso de estacionamientos representa un peligro para el desarrollo urbano, pues cuando los negocios están cerrados los estacionamientos se asemejan a desiertos de asfalto, pues la soledad que estos lotes vacíos generan, es aprovechada para el crimen y la violencia. Si usted alguna vez ha caminado durante las horas de la noche por el centro de la ciudad de Little Rock, entenderá de qué le estoy hablando. La calidad de la vida urbana decrece con la presencia de estacionamientos, pues son los automóviles los principales consumidores del área urbana, y no el ser humano. No existe ninguna actividad humana indiferente a la de estacionarse cuando la sobreoferta de estacionamientos cubre las ciudades. Además, los estacionamientos no generan impuestos y muchos de estos predios representan inversiones de engorde que restringen el desarrollo urbano futuro. 

Muchas personas aseveran que los parqueaderos reducen la congestión, pues evitan que los conductores rueden por las calles buscando donde dejar sus vehículos. Esta apreciación es incorrecta; al contrario, no se puede reducir la congestión si todos tenemos automóvil y siempre existe un lugar para estacionar el vehículo. Los parqueaderos reducen la competitividad de otros modos de transporte como los buses, caminar, y montar en bicicleta. La única forma efectiva de reducir la congestión es limitando la dependencia que tenemos del automóvil. Para ello es importante que la oferta de transporte público colectivo de pasajeros (es decir, los autobuses públicos) sea fuerte y brinde las opciones de movilidad que los automóviles nos dan. La apertura de negocios nuevos en zonas céntricas se hace muy difícil, pues normalmente se exige más área para los espacios de estacionamiento que para el negocio mismo. Es la variedad de actividades (o sea, diversificar el uso del suelo) lo que conlleva a crear una ciudad con mejor calidad de vida. Los principales actores de las ciudades deberían ser los seres humanos. Sin embargo, son los automóviles los que están rigiendo las ciudades. Ya ni tenemos aceras para caminar, y son muy pocas las personas que caminan o montan bicicleta para ir al trabajo. La infraestructura de transporte de las ciudades en la Unión Americana no conecta a las personas. Quien no tiene automóvil es considerado persona de segunda clase. Muy pronto nosotros los latinos, olvidamos de dónde venimos y cómo nos movíamos en nuestros países. El automóvil se ha convertido en un objeto de éxito, prestigio y orgullo, negando los problemas de contaminación, congestión y salud y espacio público.

El reto que presenta el tema de estacionamientos debe ser tratado con profesionalismo, pues su impacto es determinante en la actividad económica y en la calidad de vida. La eliminación de los estacionamientos no es una posibilidad factible, y el exceso de parqueaderos no contribuye a revitalizar ciudad. La comunidad latina debería ser ejemplo de movilidad no solo usando con mayor intensidad el sistema de autobuses, sino también caminado más larga y frecuentemente. Recuerde que caminar es la primera actividad que un niño desea hacer, y la última a la que un adulto estaría dispuesto a renunciar.

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /