LA DONACION DE LA VIDA
Por Mike Beebe

El año nuevo pide que muchos de nosotros hagamos resoluciones para beneficiar tanto nuestro propio bienestar como de las comunidades en que vivimos. Hay una acción sencilla que podemos tomar en cualquier época del año: convertirse en un donante de órganos. La acción podría algún día salvar una vida. La inscripción para ser donante de órganos es una de las cosas más generosas que se puede hacer - un sólo donante puede salvar ocho vidas.

Cada 14 minutos, una nueva persona se agrega a la lista nacional de espera de órganos. En Arkansas solamente, hay cerca de 300 personas a la espera de trasplantes. Por desgracia, un tercio de los estadounidenses en las listas de espera de órganos no sobreviven antes recibir un transplante. De las personas que reciben trasplantes, la espera todavía puede tomar años.

La mayoría de los estadounidenses apoyan los esfuerzos de donación de órganos, y es fácil entender por qué. Una y otra vez, escuchamos historias sobre cómo los trasplantes dan a los pacientes con enfermedades graves una segunda oportunidad en la vida. Podemos imaginar la desesperación que estos pacientes y sus seres queridos sienten a la espera de un donante compatible. 

Del mismo modo, hemos oído hablar de las buenas emociones que experimenta un donante. Si bien estas donaciones llegan en momentos de pérdida, a menudo ofrecen consuelo en un momento de gran dolor.
Desafortunadamente, muchas personas que apoyan la donación de órganos en realidad nunca se inscriben como donantes. A menudo, esto se debe a ideas erróneas sobre el proceso de donación de órganos. Al ser un donante de órganos inscrito, no se tiene en cuenta el nivel de la atención recibida. Cuando un paciente se enferma gravemente, el personal médico se centra sólo en salvarle la vida. Si la vida no se puede salvar, cada donante de órganos es tratado con cuidado y respeto, y a las familias de los donantes se les da el tiempo necesario para llorar a sus seres queridos.

Durante los últimos 25 años, la Agencia Regional de Recuperación de Órganos de Arkansas, ARORA por su sigla en inglés, ha estado coordinando las donaciones de órganos en Arkansas. Esta es una agencia sin fines de lucro e independiente con oficinas en Little Rock y Fayetteville. ARORA trabaja para aumentar la cantidad de donantes potenciales en Arkansas a través de educación y asistencia. 

A nivel nacional, alrededor del 37% de los adultos están inscritos como donantes. Arkansas actúa mejor que la media nacional, con casi 1,2 millones de donantes inscritos.
Animo a todos los residentes de Arkansas, los empleadores y las agencias estatales, a promover la donación de órganos y tejidos. Si somos capaces de inscribir al 80% de la población adulta, es posible terminar con la lista de espera de trasplantes en Arkansas, aliviar el sufrimiento y ofrecer nuevas oportunidades en la vida de cientos de nuestros conciudadanos. 

Usted puede inscribirse por Internet en: donatelifearkansas.org, o cuando renueve su licencia de conducir o ID. A través de este simple acto, algún día podría ayudar a salvar vidas y llevar consuelo a muchas familias. 

Hay cientos de residentes de Arkansas con la esperanza de que la generosidad de los demás, algún día les dará la oportunidad de celebrar un nuevo Año Nuevo y muchos más por venir.

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /