Decepcionó Obama en su discurso del Estado de la Unión
Completa ausencia de cambios en la política de deportaciones
Por Michel Leidermann
8813A.jpg
Un grupo de invitados al discurso del Estado de la Unión

La escasa mención de una reforma migratoria, junto con la completa ausencia de cambios en la política de deportaciones en el discurso del Estado de la Unión, el martes 28, decepcionó a los latinos que esperaban más del presidente Barack Obama.

Igualmente los legisladores demócratas latinos expresaron su decepción 

La congresista Grace Napolitano, aseguró: “No fue suficiente. Nada más pidió la reforma. Me hubiera gustado escuchar que somos un país de inmigrantes, que estamos creciendo, que los latinos son trabajadores esforzados. Me hubiera gustado escuchar algo sobre las deportaciones. Aunque nos ha dicho que no tiene el poder, sí puede hacer algo y poner nuevos requisitos para que no se deporte a personas que tienen familia aquí y no han cometido delitos”.

El año pasado 29 legisladores demócratas hicieron un llamado similar en una misiva que contó con el apoyo de 543 organizaciones de fe, laborales y de derechos civiles.

El congresista Luis Gutiérrez aseveró que: “No habló de las deportaciones, habló de la importancia que tiene la reforma para la economía, pero no lo hizo en términos emocionales sobre el sufrimiento del pueblo”.

En el lado republicano, el senador Marco Rubio también quedó inconforme con las palabras de Obama, pero desde una posición contraria. “Él o falla en darse cuenta o es indiferente al hecho de que el uso de su poder ejecutivo unilateral hace más difícil que se logre progreso bipartidista en inmigración”, declaró.

El legislador recordó las preocupaciones de los republicanos acerca de si se puede confiar en que el presidente haga cumplir los rigurosos requerimientos de seguridad fronteriza incluidos en una propuesta bipartidista de ley de inmigración.

8813B.jpg
Ausencia de cambios en la política de deportaciones
Obama aseguró en su discurso que era hora de responder al llamado de líderes empresariales, laborales y espirituales y arreglar el sistema roto de inmigración en Estados Unidos pero no ofreció una vía negociable entre los dos partidos de modo que las posiciones encontradas continuaran demorando una reforma.

El punto más álgido entre demócratas y republicanos es la posible vía rápida a la ciudadanía para los indocumentados que se beneficiarían con una reforma. Pero la verdad es que una propuesta demócrata extendería el plazo entre la legalización y la ciudadanía de 13 a 15 años. Los republicanos sólo hablan de legalización y posteriormente de una residencia permanente. 

La verdad es que con cinco años de residencia permanente (Green Card) se puede solicitar la ciudadanía, con lo que la demora igualmente se extendería sería de 13 a 15 años

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /