¿Vale la pena ir a Marte?
Se estima el co5sto en $100,000 millones invertidos a lo largo de tres o cuatro décadas
8873A.jpg

El rover Curiosity (o MSL) que aterrizó en el cráter Gale del planeta rojo tras un alarde tecnológico de la NASA cuando los ingenieros lograron, tras una compleja y arriesgada operación, decelerar a la cápsula que transportaba a este gran robot de casi una tonelada de peso desde los 20.000 kilómetros por hora a los que atravesó el espacio y posarla suavemente en el lugar planeado en Marte.

El éxito del amartizaje y el fascinante trabajo que le espera al  Curiosity por dos años durante los cuales buscará rastros de vida presente o pasada, volverá a elevar el interés por el planeta rojo, provocando entre los aficionados la misma clase de preguntas que llevan décadas haciéndose. ¿Por qué no enviamos humanos a Marte?

Brent Sherwood, un arquitecto espacial opina que los beneficios obtenidos por poner hombres en Marte simplemente no justifican sus enormes costes. Hablamos de $100,000 millones invertidos a lo largo de las próximas tres o cuatro décadas. 

Y probablemente esa cifra se quedaría corta, como sucedió con la estación espacial internacional, ISS, cuyo coste inicial se planificó en torno a los $10,000 millones en una década pero cuyos costes reales terminaron multiplicando por 10 esa cantidad, y se tardó tres décadas en su ensamblaje.

Para Sherwood, los robots lo están haciendo razonablemente bien a pesar de la creciente complejidad de los vehículos de exploración espacial. Fabricar y enviar a Marte al MSL, costó “apenas” $2,500 millones.

Según la Ley de Autorización de la NASA de 2010, el objetivo a largo plazo del vuelo espacial humano y los esfuerzos exploratorios de la agencia, debe encaminarse a la expansión de la presencia permanente humana más allá de la órbita baja de la Tierra, de un modo práctico y con el apoyo de socios inversores internacionales.

Por ello Sherwood cree mucho más lógico intentar colonizar la luna, un lugar mucho más próximo a la Tierra (y por tanto más económico y seguro), donde los astronautas podrían aprender muchas cosas sobre el trabajo en un cuerpo celeste sin atmósfera.

Así que la respuesta a la pregunta ¿debemos ir a Marte? se resume en una cuestión de dólares y de tiempo.

Edición de esta semana
LA ESTATUA DE LA LIBERTAD QUE REPRESENTA LA SALVACIÓN DE LA OPRESIÓN
“La libertad iluminando el mundo” (Liberty Enlightening the World), conocida como la Estatua de la Libertad, es uno de los monumentos más famosos de Nueva York y de todo el mundo. Se encuentra en la isla de la Libertad al sur de la isla de Manhattan, junto a la desembocadura del río Hudson y cerca de la isla Ellis.    / ver más /
Eileen Devereux Dailey, consultora comercial en el Centro de Desarrollo de Pequeñas Empresas y Tecnología de Arkansas, fue nombrada por el Senado de la Universidad de Arkansas en Little Rock, ganadora del Premio al Logro del Personal por Servicio a la Comunidad.   / ver más /