Obama: Migración e hipocresía
Por Michel Leidermann

En un encuentro sostenido en el Vaticano entre el presidente Barack Obama, y el papa Francisco, ambos jefes de Estado abordaron el tema de la política migratoria de EEUU e hicieron un llamado a erradicar el tráfico de seres humanos en el mundo, a trabajar para que “el derecho internacional y humanitario sea respetado en las zonas de conflicto”, y a buscar “soluciones negociadas”.

Si se tiene en mente el recrudecimiento de la persecución de inmigrantes

indocumentados y de las consecuentes violaciones a los derechos humanos en la administración Obama, tales pronunciamientos constituyen una hipocresía. En efecto, debe recordarse que Obama no sólo ha mostrado resistencia a abandonar las tradicionales políticas persecutorias y violatorias de los derechos humanos en materia migratoria, sino las ha recrudecido e intensificado. El hecho es que su gobierno ha deportado a más de 2 millones de indocumentados, la mayor cifra registrada en la historia de los EEUU, expatriaciones que encubren otras tantas historias de sufrimiento personal y familiar.

El altísimo numero de deportaciones, no es, como ha dicho el propio Obama, culpa del Congreso por no aprobar una reforma migratoria, ni se desprende de la aplicación estricta de un mandato de ley. De  ser así, no se explicaría por qué presidentes anteriores, bajo el mismo marco legal en esta materia, concluyeron sus respectivos mandatos con un número significativamente menor de deportaciones.

Más bien al contrario, como lo han denunciado organizaciones y activistas defensores de los migrantes, la política de persecución de migrantes

indocumentados del presente gobierno, es consecuencia no de una consideración legal, sino de decisiones políticas y económicas, toda vez que las deportaciones masivas de indocumentados han permitido ajustar el mercado de mano de obra y reducir el desempleo en la economía estadounidense, la cual ha atravesado en años recientes por fases de recesión, que se iniciaron interesantemente  casi al mismo tiempo que el arribo de Obama a la Casa Blanca.

 

¿La prohibición detiene el consumo?

Hace 40 años, el entonces presidente Richard Nixon, declaró una guerra contra las drogas, y ¿cuáles son los resultados? Más de un billón de dólares de nuestros impuestos se han perdido en esta interminable “guerra”, y sin embargo, más estadounidenses usan más drogas que nunca. Nuestras cárceles y prisiones están desbordadas por el aumento de presos, y los cárteles de la droga mexicanos (y otras organizaciones criminales) se benefician en gran medida Cobn el narcotráfico y se hacen más fuertes con cada año que pasa.

    Uno podría pensar que nuestro primer experimento con la prohibición de un producto tóxico nos habría enseñado una lección. La prohibición fue un completo fracaso. No sólo aumentó el consumo de drogas y de alcohol aumentan durante esos años, pero también lo hizo el crimen organizado, la corrupción en el gobierno y la delincuencia en general.

    Antes de votar a favor o en contra de la legalización de la marihuana  en cualquier forma que sea, medicinal o recreativa), se debe hacer un poco de investigación por fuera de las fuentes de información habituales. Encontraremos  que una “droga de inicio” está muy cerca en su casa, en su botiquín. Los estadounidenses consumen el 80% por ciento de todas las pastillas para el dolor del mundo. Científicos incluso encontraron que la marihuana es mucho menos dañina que dos preparados que se consumen legalmente todos los días: el alcohol y el tabaco.

 

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /