Celebrando la Pascua de Resurrección
9058A.jpg

La Pascua  es un término religioso para designar a la máxima celebración judía y cristiana.  “Pascua” es una palabra hebrea que significa “paso”. Los hebreos celebran la Pascua (pésaj) conmemorando el Paso del Mar Rojoy  su escape del cautiverio de manos de los egipcios aproximadamente en 1250 A. C., cuando el Señor los liberó de la esclavitud.

Los cristianos han heredado el nombre y algo del concepto: celebrando la Pascua: el paso de Jesús de la muerte a la vida, de la oscuridad a la luz. 

Así, el Domingo de Resurrección es la coronación de la Semana Santa. La vida y muerte de Jesús son el camino hacia el triunfo. La vida de Jesús, como la de todos en esta tierra, pasa por el pecado, por el mal, por la oscuridad, por la muerte pero se dirige hacia la luz, la plenitud, el éxito.

La Pascua de Resurrección es la celebración cristiana que conmemora la resurrección de Jesucristo. La fecha de celebración varía entre el 22 de marzo y el 25 de abril, ya que tiene lugar el domingo siguiente a la primera luna llena de primavera del hemisferio norte.

Sin embargo, debido a la diferencia de calendarios usados por la Iglesia Católica (calendario gregoriano) y las Iglesias Orientales (calendario juliano), la fecha de Pascua varía para cada Iglesia, y solo en algunas ocasiones logran coincidir.

Hoy día la Iglesia Católica mantiene el carácter móvil de la fecha de Pascua, pero trata de no hacerla coincidir con el Pésaj judío.

Esta fiesta determina el calendario móvil de otras fiestas: así la Ascensión (el ascenso de Jesús al cielo) se celebra 40 días después y Pentecostés 10 días después de la Ascensión. 

La semana anterior a la Pascua de Resurrección es la Semana Santa, que comienza con el Domingo de Ramos (que conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén). 

La Octava de Pascua (popularmente conocida como “semana de Pascua”) es la semana que sucede a este Domingo de Pascua (o Domingo de Resurrección). 

El tiempo pascual o tiempo de Pascua designa, en la liturgia católica, las semanas que van desde el Domingo de Resurrección hasta el de Pentecostés.

 

EL HUEVITO DE PASCUA

El huevo de pascua se origina en el huevo que participa en los ritos del Séder pascual (cena de Pesaj) y que simboliza el duro corazón del Faraón que no dejaba salir al pueblo hebreo. Posteriormente, los cristianos tomaron la idea del huevo y lo tomaron como la salida de la nueva vida (resurrección).

Diversos pueblos (chinos, egipcios, hindúes, persas, galos, romanos) también han adorado al huevo como símbolo universal de la vida.

 

El CONEJO DE PASCUA es un personaje mítico infantil perteneciente a las culturas germánicas y posteriormente a las anglosajonas.

Aunque sus orígenes no están muy definidos, se supone que la elección del conejo se debe a su conocida capacidad de procreación, de gran valor simbólico en fiestas dedicadas a la fertilidad de la tierra tras el invierno. Es común que a los niños menores se les haga creer que realmente es el Conejo de Pascua el que regala huevitos de chocolate y otras golosinas durante la Pascua. Sin embargo, existe gran diversidad de versiones sobre el origen de este personaje.?

Edición de esta semana
DEBATE BILINGÜE ENTRE CANDIDATOS A ALCALDE DE LITTLE ROCK 
Un debate en el que participaron candidatos a la alcaldía de Little Rock, fue organizado por Rolando Ochoa de la cadena de televisión Univisión-Little Rock, Cesar Ortega pastor de la organización de servicio comunitario basado en la fe cristiana City Connections, y Michel Leidermann, director del periódico en español El Latino. El debate se realizó a las 7 PM del lunes 29 en la iglesia South City ubicada en la Baseline Rd con la I-30 en el Southwest de la ciudad.   / ver más /
El Obispo Anthony Taylor de la Diócesis de Little Rock, publicó una segunda carta el martes, 23 de octubre, actualizando información sobre la actual crisis de abuso sexual por clérigos y la ayuda para las víctimas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra.    / ver más /