Fabricar documentos falsos es un negocio multimillonario
914A.jpg
Los falsificadores están ganando posiblemente millones de dólares vendiendo tarjetas de seguridad social, licencias de manejar, residencias permanentes y otros documentos en un mercado de 12 millones de inmigrantes ilegales.
La principal red de falsificación y distribución en los Estados Unidos está controlada por la familia Castorena, según dicen funcionarios de la agencia de Inmigración y Aduanas (ICE). Los Castorena emigraron de México a fines de los años 80 y han utilizado sus habilidades de impresores y su astucia de negociantes para apoderarse de una gran parte de la próspera industria.
Sólo expertos pueden distinguir entre sus falsificaciones y los documentos verdaderos, y la Organización de la Familia Castorena, o la CFO, como la llaman los funcionarios de la ICE, se ha extendido a por lo menos, 50 ciudades en 33 estados del país.
Tras los ataques del 9/11, la amenaza del terrorismo ha convertido a los falsificadores de documentos en una amenaza particularmente siniestra. Dos de los secuestradores del 9/11 utilizaron documentos notariados fraudulentos para obtener tarjetas de identificación personal válidas en Virginia. Estas, a su vez, les permitieron abordar los dos aviones que hicieron estrellar contra las torres del World Trade Center en Nueva York.
Las investigaciones de la ICE han frustrado muchas operaciones de la familia Castorena, encausando y condenando a varios de sus miembros y altos subordinados. Pero el jefe prófugo de la CFO, Pedro Castorena-Ibarra, todavía controla sus operaciones desde México, dijeron investigadores de la ICE, y la empresa familiar sigue dominando el comercio de documentos ilícitos en los Estados Unidos.
Los agentes de la ICE están realizando más de 3,500 investigaciones en todo el país sobre el adulterio de documentos. Han clausurado centros de falsificación en Charlotte, Carolina del Norte, Los Angeles, Denver y varias otras ciudades en los últimos meses.
Pero las células de la CFO siguen operando en muchas ciudades incluyendo Dallas; Houston; Miami; Kansas City, Mo.; Los Angeles; New York; Chicago; Atlanta, y Newark, New Jersey.
Las autoridades federales han dicho que es prácticamente imposible calcular la magnitud financiera de la falsificación de documentos pero que las ganancias ilícitas pudieran llegar fácilmente a miles de millones de dólares. Sólo en Los Angeles, una investigación de sus operaciones resultó en la confiscación de 3 millones de documentos con un valor en la calle de más de $20 millones.
A los inmigrantes ilegales frecuentemente se les entregan paquetes de documentos falsos como parte de tarifa de contrabando de $2,000. Otros pueden hacer fácil contacto con vendedores que operan en las esquinas o en los pulgueros de las comunidades de inmigrantes en prácticamente cualquier ciudad.
Según los investigadores, el modelo para las falsificaciones de documentos viene de la línea de ensamblaje de los Castorena. La organización hizo su fortuna empleando los mismos principios usados por las corporaciones legítimas: un producto superior, franquicias en grandes ciudades y un equipo nacional de venta.
Los falsificadores de la CFO estudian microscópicamente los documentos de Estados Unidos que les interesan y duplican meticulosamente sus más mínimos detalles, incluyendo los rasgos de seguridad empotrados en la laminación en un esfuerzo por impedir su reproducción.
Analistas que utilizan equipos de alta tecnología en los laboratorios de documentos de la ICE siempre detectan las falsificaciones pero los documentos de la familia Castorena pueden engañar fácilmente a los empleadores e inclusive a los policías.
Pedro Castorena-Ibarra, uno de los 10 fugitivos más buscados por el ICE, empezó la operación con tres hermanos y dos hermanas cuando entraron en el país y se establecieron en la sección MacArthur Park de Los Angeles, que tiene una gran población latina.
Familiares políticos y subordinados de confianza entraron a formar parte de la dirección en lo que la red se extendía por todo el país cobrando "tarifas de franquicia" de hasta $15,000 mensuales por la administración de los talleres de documentos.
Los Castorena le prohíben a sus operativos participar en actividades de narcotráfico y otras actividades delictivas que pudieran atraer la atención de la justicia, dijeron los investigadores. También actualizan regularmente sus productos para estar al día con los cambios en los documentos oficiales.
Los funcionarios de la ICE dijeron estar trabajando con las autoridades mexicanas para devolver a Castorena-Ibarra, de 42 años, quien huyó a México para escapar de causas federales, a los Estados Unidos, pero el fugitivo se muda con frecuencia y cambia de teléfono celular cada pocos días.
Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /