El cierre de la frontera es prioridad para Bush y los legisladores
921A.jpg
El presidente George W. Bush ordenó la movilización de hasta 6,000 efectivos de la Guardia Nacional hacia la frontera con México, pero le aseguró al presidente mexicano Vicente Fox en una llamada telefónica, que no se trata de una militarización fronteriza.
"Aún no tenemos el control total de la frontera y vamos a cambiar esa situación", declaró Bush en un mensaje de unos 10 minutos a la nación, el mismo día en que el Senado reanudó el debate sobre la reforma de las leyes de inmigración y qué medidas tomar sobre los casi 12 millones de indocumentados que ya viven en el país.
La presencia de soldados se une a las propuestas para la construcción de nuevos tramos de una valla en cerca de un tercio (700 millas o 1,000 kilómetros) de la frontera con México, que ya fueron aprobadas en diciembre por la Cámara de Representantes.
‘’México es nuestro vecino y nuestro amigo’’, recalcó Bush en su mensaje. “Vamos a continuar trabajando conjuntamente para mejorar la seguridad en ambos lados de la frontera, enfrentar los problemas comunes como el tráfico de drogas y la delincuencia y reducir la inmigración ilegal’’.
Bush expresó también su firme apoyo a la iniciativa senatorial que daría una vía concreta hacia la legalización a muchos de los casi 12 millones de indocumentados, una posibilidad que ha sido criticada por los sectores conservadores del Congreso como una amnistía disfrazada.
El Presidente, rechazó la idea de la amnistía e indicó que ello era premiar a los que han burlado las leyes estadounidenses para ingresar al país. Agregó que tampoco sería ‘’recomendable ni realista’’ perseguir a millones de personas y expulsarlas de un país en el cual tienen ya profundas raíces. ‘’Hay un terreno neutral entre conceder una vía automática para la ciudadanía y un programa de deportación masiva’’, explicó.
‘’Yo creo que los inmigrantes ilegales que tiene raíces en nuestro país y desean quedarse deberían tener que pagar una multa por burlar la ley, pagar sus impuestos atrasados, aprender inglés y trabajar en un empleo por unos años’’, aseguró. ‘’Esto no es amnistía. Es una forma mediante la cual los que han violado las leyes paguen su deuda con la sociedad” insistió.
Señaló que quienes cumplan estas condiciones quedarían habilitados para solicitar la residencia y después la ciudadanía, pero la aprobación de ese pedido no sería automática, y tendrían que esperar en fila detrás de quienes estaban haciendo la misma gestión cumpliendo las leyes.
Bush habló nuevamente de su programa de trabajadores temporales y las nuevas responsabilidades que adquirirán los empleadores para comprobar la legalidad de quiénes contratan, mediante un efectivo programa de verificación de documentos y de la modernización tecnológica en la frontera para detectar el cruce de indocumentados.
El líder mayoritario del Senado, Bill Frist, republicano por Tennessee, dijo que apoyaba el uso de la Guardia Nacional en la frontera mexicana. ‘’Tenemos que asegurar nuestras fronteras’’, expresó Frist a CNN. “Eso es lo que escuchamos del pueblo americano. Tenemos millones de personas cruzando esa frontera. Primero que todo, hay que asegurarla, tome lo que tome. Otras cosas que hemos hecho han fallado. Tenemos que enfrentar eso. Y necesitamos traer, creo yo, a la Guardia Nacional’’.
Algunos alguaciles, residentes y activistas de inmigrantes del sur del país expresaron sus dudas sobre el plan del presidente Bush de enviar a miles de soldados de la Guardia Nacional a que patrullen la frontera con México. Varios dijeron que si el gobierno federal quiere realmente ayudar, debería enviar dinero para que se contrate más personal, se compren equipos y se realicen entrenamientos. Otros manifestaron su preocupación de que los soldados (especialmente los que vuelven de la guerra en Irak), puedan disparar primero e investigar después.
En México, inmigrantes que deseaban ingresar a Estados Unidos, concentrados en un refugio de la mexicana Ciudad Juárez, dijeron que los militares no les impedirán cruzar el río Bravo.
El candidato presidencial del oficialista Partido Acción Nacional, Felipe Calderón, dijo en una declaración que la presencia de los militares pondría en riesgo a los indocumentados, sin detener el flujo de personas deseosas de ingresar ilegalmente a Estados Unidos.
Sin embargo, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México dijo en una declaración, que el mensaje de Bush señalaba el reconocimiento a la importante de los inmigrantes para la vida social, política y económica de Estados Unidos, y reforzaban la visión de que el fenómeno migratorio obligaba a una reforma integral. Agregó que se aseguraría de que los funcionarios consulares redoblaban sus esfuerzos para prevenir abusos contra los derechos humanos de mexicanos.
Edición de esta semana
FAMILIA LATINA DE ACTORES EN ARKANSAS CENTRAL
El talento artístico entre los latinos as algo casi natural pero lamentablemente en Arkansas Central son pocos los casos en que se destacan por sus diferentes expresiones artísticas, en especial la actuación teatral.   / ver más /
El consulado de México en Little Rock invita al concierto en Little Rock de Paco Rentería, el talentoso guitarrista y compositor mexicano para celebrar tanto el 208º Aniversario de la Independencia de México, así como el Mes de la Herencia Hispana, el lunes, 24 de septiembre, en el Teatro CALS Ron Robinson (#100 River Market Ave.) de 7 a 8:30 p.m.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aquellos que hacen de la política un medio para ganarse la vida, a menudo asumen que, a otras personas, la política les importa tanto como a ellos. Pero no es así.   / ver más /