FALLECIÓ EL LEGENDARIO FUTBOLISTA ALFREDO DI STÉFANO
9355A.jpg

El exjugador y presidente de honor del Real Madrid, Alfredo Di Stéfano, murió el lunes 7 dos días después de sufrir un infarto. Tenía 88 años.

Nacido en Buenos Aires en 1926, comenzó su camino impresionante de éxitos en River Plate, donde jugó de 1945 y 1949, con un breve paso prestado en el Huracán en 1946.

Di Stéfano llegó a Millonarios de Bogotá en 1949 en medio de una huelga de futbolistas en Argentina.

Como jugador del Real Madrid, camiseta que vistió durante 11 temporadas, de 1953 a 1964, anotó un total de 308 goles en partidos oficiales.

Sus logros como jugador ayudaron a convertir al Real Madrid, club al que llegó en 1953, en uno de los equipos más importantes del mundo ganando cinco Copas Europeas consecutivas entre 1956 y 1960 y anotó en cada una de las finales.

Conocido como la ‘Saeta Rubia’ por su velocidad, sumó a esos títulos colectivos una larga lista de premios individuales siendo Balón de Oro europeo en 1957 y 1959 y cinco veces ‘pichichi’ (máximo goleador de Liga).

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /