QUEBRANTO DEL SISTEMA MIGRATORIO PERMITIRÁ A NIÑOS SEGUIR EN EEUU
EL GOBIERNO CARECE DE UNA LEGISLACIÓN Y RECURSOS PARA DEPORTAR A MILES DE NIÑOS MIGRANTES A CORTO PLAZO
9409A.jpg

SE PODRÍA CONCEDER A LOS INDOCUMENTADOS QUE HAN ENTRADO RECIENTEMENTE, UN ESTATUTO DE PROTECCIÓN TEMPORAL (TPS), QUE PERMITA TRABAJAR A LOS ADULTOS Y ASISTIR A LA ESCUELA A LOS MENORES.

A pesar de la advertencia de deportar a los niños migrantes que llegan solos de manera ilegal a EEUU, el gobierno carece de una legislación adecuada y de recursos que permitan cumplirla, por lo que la crisis humanitaria desatada por la creciente llegada de menores indocumentados no tendrá solución en corto plazo.

El colapso en el sistema migratorio impide que por el momento los menores indocumentados sean repatriados a sus países de origen, en su mayoría de Centroamérica. Además el largo proceso burocrático migratorio al que tienen que enfrentarse, puede dictaminar el permitirles quedarse.

La llegada por la frontera suroriental de EEUU de más de 57,000 menores sin compañía de un adulto en los últimos meses, ha desbordado a las autoridades federales que no tienen instalaciones suficientes para recibirlos.

Tampoco cuentan con suficientes jueces para analizar sus casos, lo que ha llevado al presidente Barack Obama a pedir al Congreso $3,700 millones por la vía de urgencia, para hacer frente a la crisis.

El dinero debería servir, primero, para atender de forma “humana” a los menores, darles refugio, comida y atención sanitaria; pero, inmediatamente después, para examinar judicialmente cada caso y devolver a sus países a los que no sean merecedores de asilo.

Una ley de 2008, aprobada bajo la Administración republicana del presidente George W. Bush, prohibió la deportación automática de los inmigrantes indocumentados menores de edad que llegaran desde países no fronterizos, como es el caso de los niños centroamericanos que cruzan la frontera mexicano-estadounidense.

El mensaje oficial, es que los menores serán deportados. Pero los expertos consideran que la realidad puede ser muy diferente.

Cuando los menores son detenidos, entran automáticamente en un proceso de deportación y quedan bajo tutela federal hasta que las autoridades verifican si tienen un familiar en EEUU con el que puedan quedarse mientras el proceso judicial migratorio avanza en espera de una audiencia.

Los menores son trasladados de los centros de la Patrulla Fronteriza a albergues federales donde pasan una media de 35 días, según el Departamento de Salud que en el 85% de los casos se reunifican con sus familias en EEUU Unidos, mientras esperan la citación judicial.

El hecho es que las cortes de inmigración que deben decidir sobre el futuro de cada niño, acumulan un retraso de 375,503 casos, según el centro de análisis Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC), de la Universidad de Siracusa, que señala que el tiempo medio de espera para procesarlos es de 587 días.

El Departamento de Justicia ha anunciado que los casos de los menores serán prioritarios y ha designado nuevos jueces para las cortes migratorias. Sin embargo el 46% no acude a las cortes una vez recibe la citación, y los expertos indican que los procesos se pueden dilatar aún más de una vez si son apelados.

Si el gobierno quisiera cumplir su advertencia de una rápida deportación, tendría que cambiar la ley, algo a lo que los defensores de derechos humanos también se oponen.

Las razones del éxodo de los niños centroamericanos, solos o con sus madres, son muy complejas, y si bien la reagrupación familiar puede ser un factor preponderante como en otras experiencias de emigración económica, lo cierto es que la violencia y el peligro de muerte también están en el origen de su huida masiva hacia el Norte.

Igualmente algunos defensores de los derechos humanos sugieren como medida transitoria, que se conceda a los indocumentados que han entrado recientemente, un Estatuto de Protección Temporal (TPS), que permita trabajar a los adultos y asistir a la escuela a los menores. Esto evitaría un costo al gobierno  que no tendría que hacerse cargo de ellos y tampoco les daría la permanencia, ya que al año tendrían que revisarse las condiciones en su país de origen antes de decidir si pueden continuar en EEUU.

 

Edición de esta semana
LOS ASOMBROSOS PECES DE TANIA PÓO
Por Michel Leidermann
Al visitar el sábado 11 en el Jardín Bernice de Little Rock el evento de “Tacos y Tianguis” organizado por El Zócalo, Centro de Recursos para Inmigrantes, me encontré con la agradable sorpresa de descubrir un tipo de arte en papel que yo desconocía hasta la fecha. Otros asistentes también decían ¡Qué padre…! al admirar los hermosos peces de color que no parecen hechos de papel.   / ver más /
La idea de celebrar el Día del Padre se originó en 1909, cuando una mujer, Sonora Louise Smart, nacida en Jenny Lind, condado de Sebastian, Arkansas en 1882, propuso la idea. Ella quería homenajear a su papá, William Jackson Smart, quien sirvió como sargento en el regimiento de artillería de Arkansas (Union’s First Arkansas Light Artillery) durante la Guerra Civil. La familia se trasladó posteriormente en 1887 cerca de Spokane, Estado de Washington.   / ver más /
A medida que Arkansas sufre inundaciones y daños históricos, la Procuradora General, Leslie Rutledge, advierte a los residentes que tengan cuidado con los estafadores de seguros contra inundaciones que intentarán robarle su dinero en medio del caos.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los profesionales médicos de Arkansas y todo el país están de acuerdo en que nos enfrentamos a una enorme escasez de médicos y enfermeras. Por lo general, las enfermeras son la primera persona que un paciente ve, la persona que ordenará sus medicamentos a la farmacia, la persona que lo “seguirá” cuando el tratamiento esté completo.   / ver más /