REPUBLICANOS Y DEMÓCRATAS SABEN LA IMPORTANCIA DEL VOTO LATINO
Por Michel Leidermann

Se estima que el porcentaje de votantes latinos aumentará en las elecciones presidenciales de 2016.

A pocos meses de las elecciones intermedias en noviembre 4, las estrategias de los dos mayores partidos políticos, demócrata y republicano, ya tienen una imagen clara. Los dos partidos buscan una mayo tria en ambas cámaras del  Congreso en este noviembre venidero. ¿Cual lo logrará?

Según lo visto, los republicanos creen haber hallado una respuesta concreta a la cuestión migratoria, especialmente por su impotencia de generar una política que atraiga a sectores del electorado latino al seno de su partido.

La presente crisis de los niños y adolescentes centroamericanos indocumentados, ha dado a los republicanos un elemento circunstancial que de alguna manera, ha producido una alianza entre los sectores moderados  y los más conservadores del espectro político estadounidense.

No en balde el congresista demócrata Henry Cuellar (D-TX) se unió con el senador republicano John Cornyn (R-TX), para acelerar la deportación de más de 63.000 niños y adolescentes indocumentados detenidos en diversos retenes de la frontera.

Ante estas circunstancias actuales, lo más probable es que los republicanos mantengan control de la Cámara de Representantes después de las elecciones de medio término del 4 de noviembre. Lamentablemente es poco probable que a los demócratas les alcancen los votos suficientes en los llamados estados “pendulares”, los que pueden favorecer a un partido u otro, para mantener su mayoría en el Senado.

Esto significa que la reforma migratoria integral que beneficiaría a millones de migrantes latinos y del mundo, no tendrá una oportunidad de ser discutida y aún menos aprobada ni siquiera el 2015. 

Es decir, en lo que queda de la Administración Obama hasta diciembre del 2016, muy poco o tal vez nada se vaya a lograr en términos de modificar las actuales políticas migratorias.

Sin embargo, no todo está perdido para la comunidad latina. El peso de su voto normalmente se hace notar durante las elecciones presidenciales. De acuerdo a recientes cálculos, se estima que el porcentaje del electorado latino aumentará en las elecciones presidenciales de 2016. En el estado de Nuevo México, del total que votó en 2012, 40% perteneció a los latinos. Se estima que en 2016 subirá a 42%. En Texas, en 2012 fue de 27%, mientras que en 2016 llegará a 29%. En los estados considerados pendulares, como Florida, Colorado y Nevada, la cifra de latinos votantes también subirá 2%.

Si los republicanos pretenden volver a la Casa Blanca en 2016, van a necesitar una política más racional ante los latinos. De lo contrario, la llegada de la demócrata Hillary Rodham Clinton a la primera magistratura del gobierno, es muy realizable. Sería la primera mujer presidente gracias al apoyo del voto de los latinos, del electorado moderado y de las mujeres. Pero eso está por verse ya que la futura abuela (si hija Chelsea espera a su primogénito para octubre) aún no ha anunciado su candidatura. 

Por otra parte el voto latino puede ser fundamental en las elecciones estatales y locales este noviembre 2014, donde bastan algunos cientos o miles de votos, para darle el triunfo a un candidato. ¡Ahí es donde el voto latino pesa más!

Votar es poder. No votar es resignarse.

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /