ESCUELAS CONTINÚAN SEGREGADAS Y DESIGUALES
Por Michel Leidermann

A los 60 años de la histórica sentencia de la Corte Suprema en 1954 contra la segregación en las escuelas (Brown vs. la Junta de Educación), la educación pública en ese entonces, aún en regiones del Sur segregado, fue superior en muchos aspectos a la educación pública que se da hoy a millones de niños de familias de bajos ingresos y de minorías. Las escuelas que atienden a esos niños ahora vuelven a estar segregadas y son de bajo rendimiento. 

El acceso de un niño a la educación pública es a menudo función del código postal donde residen. Muchos pobladores de clase media viven en distritos escolares donde pagan los altos impuestos a la propiedad que a su vez financian las buenas escuelas. 

Según un estudio de 2012 de UCLA, los estudiantes blancos constituyen ahora sólo el 50% en escuelas públicas de Estados Unidos, en comparación con 80% en 1970, pero la generalidad de estos estudiantes blancos asisten a escuelas donde son mayoría racial. 

Por el contrario, el 43% de los latinos y el 38% de los negros, asisten a escuelas que abrumadoramente tienen estudiantes de las minorías. Según el informe Children’s Defense Fund’s State of America’s Children 2014, más del 75% de los estudiantes negros y latinos en los grados 4º y 8º, no podía leer o calcular a su nivel de grado. 

Las escuelas públicas de bajo rendimiento y una inflación galopante en los costos universitarios están agravando la desigualdad en América. Solíamos ser el líder mundial en personas que llegaban a la universidad. Ahora somos el líder mundial en el porcentaje de personas en las cárceles. 

El no renovar el compromiso con una educación pública de calidad para todos, está generando un daño irreparable a la economía y a la propia democracia americana. 

Sesenta años después de Brown, las oportunidades educativas que se ofrecen a los niños de minorías, siguen siendo, en general, segregadas y desiguales tanto hoy, como lo fue en 1954. 

 

SENTENCIA CONTRA LAS MUJERES

Una empresa familiar con fines de lucro no es una persona religiosa con derecho a seleccionar la cobertura médica de sus empleados según su conciencia. O al menos no debería ser así.

Sin embargo, para la mayoría de la Corte Suprema, la Ley de Restauración de la Libertad de Religión de 1993 le da el derecho a la empresa Hobby Lobby a negar a sus 15,000 empleados algunas de las opciones contraceptivas que establece la ley de salud accesible (ACA) u Obamacare.

Esta decisión de los magistrados del 30 de Junio, es una barbaridad. En ella se entremezclan los beneficios laborales del empleado, con las creencias religiosas del patrón. Los magistrados al fallar en favor del empleador crearon un perjuicio a los trabajadores y especialmente a las mujeres.

Ahora un empresario tiene la libertad de elegir qué tipo de contracepción puede ofrecer a sus empleadas, de manera que su conducta no incomode moralmente al patrón. Lo que hace el empleado en su privacidad y con su cuerpo, no debe ser la incumbencia de su patrón, mientras no impacte su trabajo.

El fallo se basa en la idea distorsionada de que Obamacare es una intrusión del gobierno, cuando en realidad no es mucho más distinto a otros programas actuales como Medicare, que en su momento fue denunciado como socialismo.

Este fallo restringe las opciones reproductivas de las trabajadoras, limitadas por la creencia religiosa de su empleador.

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /