LOS LINCHAMIENTOS DE MEXICANOS SON UN EPISODIO OSCURO DE LA HISTORIA DE EE.UU.
SE CALCULA QUE UNOS 600 MEXICANOS -EN SU MAYORÍA HOMBRES- FUERON LINCHADOS
9535A.jpg

El linchamiento de ciudadanos negros en Estados Unidos, particularmente desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, es uno de los episodios más oscuros de la historia del país. Se calcula que en ese periodo alrededor de 5.000 afroestadounidenses murieron víctimas de la brutalidad de las multitudes que buscaban hacer justicia por su propia mano, y para quienes la tortura y el ahorcamiento eran un espectáculo público.

Lo que no es tan conocido es que cientos de ciudadanos de origen latino -en su mayoría mexicanos- también fueron linchados en el suroeste del país, en muchos casos y como ocurría con los negros, sin que mediase juicio previo y con el conocimiento de autoridades locales.

Los ataques contra mexicanos en estados como Arizona, California, Nuevo México, Nevada y Texas, se multiplicaron a partir de 1848, cuando México cedió gran parte de su territorio a EE.UU. en el tratado de Guadalupe Hidalgo tras dos años de guerra.

De repente, los mexicanos que vivían en esas tierras se convirtieron en competidores de los miles de colonos de ascendencia europea que llegaron desde el este del país, a menudo atraídos por la fiebre del oro.

Se calcula que unos 600 mexicanos -en su mayoría hombres- fueron linchados desde mediados del siglo XIX hasta principios del XX. En algunos casos habían sido acusados de cometer delitos. En otros, el motivo fue su color de piel, el “ser demasiado mexicanos” o el “mirar de forma poco adecuada” a una mujer blanca.

Muchos de los episodios de violencia contra los mexicanos igual que sucedió con los ataques contra los asiáticos o los nativos americanos, quedaron en el olvido.

En parte ello se debió a que su número fue inferior al de los afroestadounidenses y a que a las víctimas sólo se las identificaba como blancas o negras.

Además, los historiadores anglosajones no analizaron muchas de las fuentes escritas que reflejaban esos linchamientos, debido a que estaban mayoritariamente escritas en español.

El profesor de la Universidad de Alabama, Richard Delgado, publicó un ensayo en el que buscaba dar una explicación a la poca relevancia que se le ha dado a esos ataques organizados. Según el académico, en muchos casos negros y mexicanos fueron linchados bajo pretextos similares, como “quitar los trabajos” a los blancos, “actuar de forma arrogante” o “practicar brujería”.

La diferencia, según Delgado, es que a los mexicanos también se los atacó por “ser demasiado mexicanos”, lo que implicaba “hablar español demasiado fuerte o hacer alarde de su mexicanidad”. A algunas mujeres mexicanas de clase baja también las lincharon “por resistirse demasiado a los avances de hombres blancos”.

Muchos  de los linchamientos -que en su mayoría se desarrollaban en un ambiente celebratorio y con la convicción de que se estaban cumpliendo los deseos de la comunidad- ocurrieron con el conocimiento de las autoridades locales, especialmente en el estado de Texas.

Muchas víctimas fueron sacadas por la multitud de tribunales y prisiones. Tras ser ejecutados por ahorcamiento, sus cuerpos eran mutilados, quemados y exhibidos en público, en unos eventos que parecían servir para reforzar la cohesión de los grupos que los instigaban y los llevaban a cabo.

Las noticias de los linchamientos llegaron a México. En varias ocasiones funcionarios de ese país emitieron quejas oficiales frente a las autoridades de EE.UU. por esos actos. Incluso ciudadanos mexicanos que vivían tanto en México como en EE.UU. se unieron para organizar protestas contra los linchamientos, llegando algunos a vengar la muerte de sus compatriotas asesinando a los responsables.

Pese a que muchos de los testimonios escritos de los linchamientos ya no existen, no ocurre lo mismo con las fotografías que se tomaron de esos actos de violencia, que en su época convirtieron la brutalidad y la tortura en un suvenir. Los linchamientos eran un espectáculo de masas y los fotógrafos locales sacaban fotos y las copiaban en postales que luego vendían. Las postales de los linchamientos eran muy populares hasta los años 30.

 

Edición de esta semana
CIUDAD DE LITTLE ROCK CELEBRÓ EL LANZAMIENTO DE LA TARJETA DE IDENTIFICACIÓN MUNICIPAL
El pasado sábado 7 de julio se inició oficialmente el proceso para que las personas mayores de 14 años que residen dentro de los límites de la ciudad de Little Rock, sin importar su estatus migratorio, puedan obtener oficialmente una tarjeta de identificación municipal. Será muy beneficiosa para personas que no tienen otro medio oficial de identificación y también les serán útiles para conseguir trabajo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin en Helsinki será recordada por el bochornoso papel del presidente de Estados Unidos: indigno y lastimoso.   / ver más /