MÁS DE 500 VETERANOS DE GUERRA SON DEPORTADOS POR ESTADOS UNIDOS
CERCA DE 300 DE ELLOS SON MEXICANOS
9561A.jpg

Aún con un servicio militar más honorable y condecorado, unos 500 veteranos de guerra ––más de 300 de ellos mexicanos–– fueron deportados de EEUU a sus países de origen en los últimos 10 años, tras cometer alguno de los delitos incluidos en una ley autorizada por el Capitolio en 1996, la mayoría considerados faltas administrativas menores.

De acuerdo con Veteranos Excluidos, organismo creado por los propios excombatientes y abogados especializados, la Oficina de Inmigración y Aduanas ha deportado a más de 500 hombres que sirvieron en las Fuerzas Armadas con la esperanza de lograr la ciudadanía. Además de los mexicanos, los veteranos proceden de Centro, Sudamérica y Asia. Todos tienen en común una hoja de servicios que se extiende hasta 20 años en las Fuerzas Armadas de EEUU.

La práctica de deportar a veteranos se endureció en los últimos años, en una de las contradicciones más absurdas del fenómeno migratorio, entre el juramento de lealtad que deben prestar los militares, que incluye la oferta de su vida, y el trato que reciben cuando pasan a retiro. 

Contrario  a lo que muchos creen, el enlistarse en el Ejército, la Fuerza Aérea, la Armada o el Cuerpo de Marines no garantiza u otorga la ciudadanía a extranjeros, ni evita que sean deportados por más rangos y reconocimientos que hayan recibido.

En 1996 se modificaron las leyes en el Congreso para ampliar los delitos que son causa de deportación y limitó la capacidad de los jueces migratorios, que podían hasta entonces considerar los lazos familiares en EEUU para evitar la deportación.

La confusión proviene de la vía rápida que en 2002 firmó el presidente George W. Bush, para que miles de inmigrantes con residencia permanente (tarjeta verde) se naturalizaran tras 6 meses de servicio. Desde entonces, más de 25 mil se convirtieron en ciudadanos durante su servicio en las Fuerzas Armadas, pero 40 mil más permanecen, entre ellos 5 mil mexicanos, sólo como residentes permanentes.

La cuestión es que un individuo que entra como voluntario en las Fuerzas Armadas de EEUU es sometido a un entrenamiento físico y psicológico muy riguroso. Luego darse de baja, la readaptación a la vida civil es complicada, más aún si estuvo en una zona de guerra, y sufre las secuelas ––reflejadas a menudo en el Síndrome de Estrés Postraumático (PTSD)––, lo que explica la tendencia al consumo de drogas y alcohol y reacciona de forma violenta, provocando peleas callejeras o incidentes de abuso familiar, calificados como delitos menores.

 

Edición de esta semana
CLÍNICAS MÓVILES LLEVAN ATENCIÓN DE SALUD A TODOS LOS RINCONES DE ARKANSAS
Por Michel Leidermann
Una clínica de salud móvil de la Comisión de Salud de las Minorías de Arkansas (AMHC) comenzará a brindar servicios en algunos condados del Estado a partir de esta primavera y espera poder hacerlo en el futuro en todos los 75 condados, en un esfuerzo por ampliar el acceso a la atención médica en las comunidades marginadas y vulnerables, como ser los inmigrantes o las personas en situación de pobreza o falta de vivienda.   / ver más /
El nuevo jefe del departamento de policía de Little Rock (LRPD), Keith Humphrey, habló con el Arkansas Times y EL LATINO para comentar sobre sus primeras semanas en el cargo y sus planes para el futuro del departamento. Humphrey se hizo cargo como jefe el 15 de abril.   / ver más /
El pasado jueves 2  de mayo en el  Southwest Community Center de Little Rock, la profesora de UA-Little Rock, Edna Delgado  Solorzano organización Mamás Unidas de Little Rock, celebró su junta mensual informativa sobre cómo facilitar los estudios universitarios para sus hijos... / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Las críticas a la estrategia inmigratoria del gobierno de Trump son bien merecidas; su posición sobre la frontera ha sido no solo una catástrofe humanitaria y moral, sino que también ha empeorado la situación.   / ver más /