¡LA UNIÓN HACE LA FUERZA!
Por Michel Leidermann

Todo esto me viene a la mente porque estamos en años de elecciones y estoy seguro que muchos de los electores  latinos aún no saben por quién o por qué van a votar, a pesar de tener esta elección más que antes, la gran oportunidad de ser una fuerza política importante si actuáramos en forma hermanada, sin importar nuestro país de origen.

En el caso de la reforma migratoria, los senadores de ambos partidos aprobaron la discusión de una reforma de ley en junio 2013, pero los republicanos que controlan la Cámara de Representantes la han bloqueado. Siendo este tema el más debatido, no es el único importante para los latinos.

Lástima que hay una gran parte de la población latinoamericana en el país con baja escolaridad y una lamentable división entre los latinos de diferentes orígenes, por lo que no hemos logrado una unificación de criterios, ni siquiera una unificación de simpatías.

Mexicanos y guatemaltecos no han logrado ser amigos, y los costarricenses no son bien vistos ni por los salvadoreños ni por los nicaragüenses. 

En el cono sur, Venezuela y Colombia son prácticamente enemigos, Ecuador y Perú tienen sus diferencias, mientras Chile y Argentina también tienen sus problemas. Casi todos ellos por un nacionalismo mal entendido, fronteras mal trazadas, conflictos territoriales, o por diferencia en la riqueza entre los países.

A pesar de nuestras diferencias, una vez arraigados en EEUU, todos somos vistos como un bloque indefinido. Alguien viola la ley y siendo de cualquiera de nuestros países, simplemente se dice que un “latino” violó la ley. La discriminación se ha disfrazado siendo ahora de “bloque”.

Por supuesto que esto ha mejorado en los últimos años pero sigue siendo curioso que cuando un ciudadano de origen latinoamericano llega a ocupar un puesto de importancia, ya sea en el Gabinete presidencial, o en el Congreso, invariablemente se le señala como latino, como queriendo hacernos ver que estamos equivocados al pensar que seguimos siendo discriminados.

Pero nosotros debemos lograr la unidad entre los latinoamericanos y aprovechar que hay asuntos que nos unen fuertemente, mas allá de las diferencias que nos separan. Al ser vistos como “bloque” por el resto de la sociedad, deberíamos capitalizarlo para nuestro beneficio.

Necesitamos tener líderes latinos de prestigio, con capacidad para representar a esta inmensa comunidad y sus inquietudes, como miembros de la misma, no como en ocasiones, siendo un “agregado” a otros intereses.

Hace falta que en estos meses pre electorales, dejando al margen un poco la cuestión migratoria, analicemos cuales son los problemas más importantes de la comunidad latina. No los individuales, sino los colectivos, para poder demandar de los congresistas y senadores que van a ser electos y reelectos, el compromiso de solucionar algunos de ellos como por ejemplo el educativo, las violaciones de las leyes de trabajo y los problemas de salud de nuestra población.

Debemos insistir en el tema educativo porque en nuestra comunidad no se le da la importancia suficiente que tiene para nuestro desarrollo social, económico y político.

Nosotros, los latinoamericanos, necesitamos buscar la superación a través de la educación, que nuestros hijos vean que su prosperidad está fundamentada en su preparación, que nos sintamos orgullosos de su avance por sobre sus padres. Así cada vez serán más los latinos preparados que ocupen puestos públicos y que desde allí apoyen y fomenten el progreso de nuestra comunidad.

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /