¿Es así como agradece el apoyo latino?
Por Michel Leidermann

La noticia de que el presidente Barack Obama atrasara (¿?) una vez más tomar acción  y no procederá con una orden ejecutiva para dar alivio a los millones de inmigrantes indocumentados, honestos y trabajadores, que viven en este país, no debe sorprender a nadie.

La falta de compromiso del presidente con las comunidades inmigrantes ha sido una constante de su mandato; a pesar de que el voto latino, fue determinante en las elecciones que ganó en 2012.

¿Es así como agradece el apoyo latino?

Obama, nunca ha sido consecuente con su discurso en lo relacionado a la reforma migratoria. Siempre ha postergado el asunto, en aras de sus intereses políticos; simplemente lo  ha vuelto a hacer. Los millones de indocumentados y sus familias aún recuerdan que su eslogan de campaña para la elección y reelección, fue la esperanza de una reforma.

Primero fueron los muy importantes asuntos económicos, con que se encontró al asumir el poder en medio de una de las más graves crisis que haya vivido este país, luego la muy necesaria reforma al sistema de salud (Obamacare), luego el momento político, luego las elecciones, luego las otras elecciones y así vamos y buscando excusas, y realmente no creo que veremos ninguna reforma, ni parcial ni integral

El tema migratorio se ha convertido en confusiones de las cuales muchos huyen y del que otros, cuando les conviene, sacan provecho. 

Pero lo cierto es que en junio 2013, tras el bloqueo republicano en la Cámara de Representantes a la reforma previamente aprobada en el senado, el presidente afirmó que al finalizar este verano del 2014, haría uso de su autoridad y firmaría órdenes ejecutivas que  corrigieran, al menos en parte, el descascarillado sistema migratorio de la nación. Pero ahora una vez más echó paso atrás.

Una vez más Obama se comprometió y no cumple. Una vez más aquello de la esperanza se queda en cuento chino, una vez más los millones de inmigrantes, a los que se les niega la oportunidad de una vida digna y tranquila a pesar de todas sus contribuciones al país, se quedan esperando. Una vez más el argumento político es más importante que la cuestión humana.

Son más de once millones los inmigrantes indocumentados que están estimados (podrían ser hasta más), y muchos los que siguen llegando al país de las oportunidades (el American Dream) que le sigue negando su abrigo a los trabajadores que con el sudor de su frente contribuyen a su progreso y a su crecimiento  Desde que el presidente anunció un alivio migratorio el 30 de junio pasado, son más de sesenta mil los que han sido deportados.

Ahora, según la Casa Blanca, tendremos que esperar hasta final de año, claro después de las elecciones de noviembre 4, cuando entonces, dice el presidente, buscará reformar el sistema migratorio de manera “sostenible”.

La excusa ahora es que no quiere perjudicar a los candidatos demócratas alejando a los electores conservadores que podrían votar por ellos pero que aún creen que una reforma migratoria es una forma de amnistía como la de Ronald Reagan en 1986. ¿Y si  en las elecciones arrasan los republicanos?

Ahora estamos entre “más vale tarde que nunca” y “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”.

Deicidamente los latinos parecen no contar con los políticos, ni unos ni otros,  y no será hasta que tengamos la representatividad política que corresponde a nuestra comunidad, para lograr la tan anhelada y justificada reforma.

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /