MEXICANO LLEGÓ A EEUU A PIZCAR UVA Y AHORA PRODUCE SUS PROPIOS VINOS EN CALIFORNIA
HA LOGRADO ESTABLECERSE EN NAPA VALLEY QUE ES UNA DE LAS MEJORES ZONAS VINÍCOLAS DEL MUNDO
9730A.jpg

El mexicano Alejandro Sotelo Villegas llegó como inmigrante al Valle de Napa, California; y ya hoy en dia,  su empresa produce unas 35 mil botellas de vino cada año, de seis variedades de uva, incluidas Zinfandel, Syrah, Merlot, Cavernet Sauvignon, Muscato y Sauvignon Blanc.

Sotelo Villegas se ha abierto paso en una de las industrias de más abolengo en EEUU, al producir vinos de sus propias uvas y con su propia marca. Pertenece a un pequeño grupo de vitivinicultores mexicanos o de hijos de mexicanos que han logrado establecerse como productores en una de las mejores zonas vinícolas del mundo.

Los mexicanos en la industria vinícola de California son limitados con  unas 20 marcas de un total de 2.600 o más que se producen en el Valle de Napa, dijo Sotelo.

La mayoría de los productores de estas 20 marcas  son los hijos de mexicanos que fueron pioneros, que comenzaron desde abajo y lograron con su esfuerzo y trabajo hacerse de una viña y elaborar sus vinos.

Mi caso es diferente”, explicó. “Yo llegué de México a los 18 años de edad en el verano de 1991, con cierta educación. Sotelo era estudiante normalista en su ciudad natal de Jerez, en el estado de Zacatecas, cuando decidió aprovechar una vacación de verano para viajar, conocer y trabajar en el norte de California.

Me metí a cortar uvas”, dijo al recordar lo difícil de esa labor. “Pero traía ya el formato de universidad en México”, por lo que sabía que ese tipo de trabajo no sería por mucho tiempo. Me la jugué”, comentó Sotelo, al decidir quedarse en Estados Unidos y no regresar a retomar sus estudios en Zacatecas.

Su abuela había nacido en EEUU y aunque hizo su vida en México pudo tramitar el estatus migratorio de residente para el padre de Sotelo y éste a su vez para él.

Tras su experiencia en el corte de uva se cambió a trabajar a un viñedo que tenía una vinícola. “Empecé limpiando los pisos, luego fui técnico de laboratorio, después director de producción”, señaló.

Al tiempo que realizaba su trabajo, Sotelo retomó sus estudios primero como técnico especialista en suelos, luego como enólogo y 11 años después de su llegada a este país, decidió producir y lanzar su propia marca de vinos. Fue así como surge la marca Alex Sotelo Cellars.

Fue difícil encontrar financiamientos” para lanzar el proyecto, indicó. Sotelo arrendó a largo plazo una superficie de 20 hectáreas de viñedo y adquirió el equipo necesario para la elaboración del vino.

Sotelo comentó que el vino es una celebración encerrada en una botella. “Abres una botella para compartir, para celebrar”, señaló. Orgulloso, dijo que producir esta bebida lo ha llenado de satisfacciones. Como enólogo y productor, el mexicano ha recorrido el mundo ofreciendo cursos en regiones vinícolas de diferentes latitudes.

Sin embargo, entre sus sueños y proyectos está regresar un día a su tierra natal, Zacatecas, establecer un viñedo y producir ahí vino para compartir sus conocimientos entre sus paisanos.?

 

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /