VOTAR ES LA ÚNICA OPCIÓN
Por Michel Leidermann

La frustración y el enojo pueden traducirse en inacción y parálisis o pueden ser motor de cambio. Si la participación electoral de los latinos fuera equiparable a nuestros números de población, otro gallo cantaría. Sobre todo si votáramos en todas las elecciones (estudiantiles, municipales, estatales) y no sólo en las presidenciales.

Con la postergación de las acciones ejecutivas de Obama para amparar a millones de la deportación,  y con el numero récord de deportaciones de esta administración, además de las acciones e inacciones pasadas de los demócratas y agregamos cómo los republicanos bloquean la reforma migratoria, nos damos cuenta que los votantes latinos para quienes la inmigración es prioridad, están entre la espada y la pared: entre demócratas que dan su voto por sentado, y republicanos a quienes no les importa el voto latino.

No hay respuesta sencilla, pero no hay que tirar la toalla. Si es ciudadano, vote con su conciencia (ser independiente siempre es una opción como lo es votar por candidatos y no por los partidos); si es residente permanente y es elegible, hágase ciudadano. Vote y no regale su voto.  Exija resultados de los candidatos y demuestre que su sufragio, elige o derrota políticos.

Si todos los latinos votáramos, los políticos lo pensarían dos veces antes de usarnos a conveniencia: los demócratas para llegar a la Casa Blanca y luego colocarnos al fondo del barril y los republicanos para usarnos como chivo expiatorio e incitar a su base conservadora. 

Los demócratas, por años, maltratan como quieren a nuestra comunidad porque concluyen que los latinos no tienen otra alternativa (¿republicanos???). 

Uno de los principales problemas es la escasa participación en elecciones intermedias. Lo más cómodo es votar solamente en comicios  presidenciales e ignorar la elección que determina los diputados (representatives) y senadores en el Congreso Nacional. 

Ambas elecciones son vitales.

La Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO) pronostica que 7.8 millones de latinos votarán este 4 de noviembre, un alza de casi 19% con respecto a los comicios intermedios de 2010, pero una reducción de 25% con respecto a los casi 11.2 millones de latinos que votaron en las presidenciales de 2012.

NALEO proyecta que este ciclo electoral de 2014 habrá 25,526,000 ciudadanos latinos en edad de votar; 12,861,000 estarán inscritos y 7.8 millones votarían. Eso representa 8% del electorado cuando los latinos constituyen 17% de la población y 11% de los ciudadanos elegibles para votar.

En la elección presidencial de 2012, hubo 23,329,000 ciudadanos latinos en edad de votar; 13,697,000 estaban inscritos; y 11,188,000 votaron.

Mensualmente más de 60,000 latinos cumplen 18 años de edad y son elegibles para votar. Entre esos miles hay jóvenes con padres o familiares indocumentados que han crecido viendo a ambos partidos ganar elecciones y evadir la reforma migratoria de alivio para sus familias.

El problema recae sobre nosotros ya sea por apatía, factores culturales o desconocimiento. Se requieren más campañas de educación y movilización de votantes. Al respecto los propios partidos políticos han hecho una pobre labor en cortejar y movilizar ese voto. Pero la inacción no es respuesta. El retraso de nuevas acciones ejecutivas migratorias (como la Acción Diferida) o la falta de reforma migratoria no se solucionan con lamentos. Sólo se solucionaran con el voto latino.

Como comunidad votante tenemos que reconocer que los objetivos legislativos no se concretan de la noche a la mañana. Como votantes, tenemos que involucrarnos en cada elección, a todo nivel y a largo  plazo.

 

Edición de esta semana
FENOMENAL INTERÉS POR LA TARJETA MUNICIPAL DE IDENTIDAD DE LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
El sábado 21 de abril de 10 AM hasta el mediodía, en el Centro Comunitario del Suroeste, se realizó un foro público, en el cual se informó sobre la nueva Tarjeta Municipal de Identidad de la ciudad de Little Rock.   / ver más /
Por Michel Leidermann Si bien la Batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862, no fue una batalla decisiva en los planes de Napoleón III de invadir México, y a continuación todo el resto de Latinoamérica, el triunfo de las fuerzas mexicanas al mando del general Ignacio Zaragoza el 5 de mayo de 1862, fue un estímulo importante que fortaleció la moral de los combatientes y sirvió para consolidar la unidad nacional mexicana.   / ver más /
CONDORITO   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
“El dinero hace que el mundo gire ... un marco, un yen, un dólar o una libra ... ese tintineo... hace que el mundo gire “.   / ver más /