LOS NUEVOS REFUERZOS DEL CAMPEÓN AMÉRICA
10023A.jpg
Carlos Darwin Quintero, Darío Benedetto, Cristian Pellerano y Miguel Samudio

El delantero colombiano Carlos Darwin Quintero de 27 años, aseguró estar listo para jugar en cualquier posición de la delantera si es para ayudar a su nuevo equipo, las Águilas del América.

Quintero fue uno de los cuatro extranjeros que el América presentó como refuerzos para el torneo Clausura 2015, junto al delantero argentino Darío Benedetto, el lateral paraguayo Miguel Samudio y el centrocampista argentino Cristian Pellerano.

Benedetto, procedente de los Xolos de Tijuana, señaló que la delantera es sólida y confía en ayudar al equipo con goles, mientras Samudio calificó de difícil ganarse el puesto de titular aunque para eso trabajará.

Horas después de ganar el campeonato, el entrenador Antonio Mohamed, quien tuvo diferencias con la directiva, renunció y los directivos presentaron al uruguayo Gustavo Matosas, el estratega que llevó al León a los títulos del Apertura y el Clausura 2013.

En el próximo torneo, América debutará el 10 de enero como local ante León, el anterior equipo de Matosas. n

 

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /