TESOROS ARTÍSTICOS TAMBIÉN SON VÍCTIMAS DEL EXTREMISMO DEL ESTADO ISLÁMICO
10273A.jpg

Las estatuas destruidas por los yihadistas en Mosul (Irak) son las últimas víctimas culturales de ataques de extremistas que han arrasado joyas como los Budas gigantes de Bamiyán (Afganistán), los mausoleos de Tombuctú (Malí) o la Gran Mezquita de Alepo (Siria).

Son solo algunos de los tesoros destruidos durante conflictos, en ocasiones como consecuencia de las batallas entre los bandos enfrentados pero muchas veces por ataques específicos contra toda representación artística contraria a la ideología de los atacantes, como se pudo ver ayer en Mosul.

Los yihadistas del Estado Islámico (EI) destruyeron decenas de estatuas de la época asiria (siglos VIII y VII a.C), que habitó el norte de Mesopotamia. 

Un acto de vandalismo que además grabaron y difundieron en vídeo y que justifican en aras de su visión radical del islam porque los pueblos de la antigüedad adoraban a ídolos “en vez de a Alá” y enfocados a acabar con el patrimonio cultural y artístico para eliminar cualquier rastro de las civilizaciones anteriores.

Según la Asociación para la Protección de la Arqueología Siria, miembros del grupo yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante han destruido esculturas y reliquias de unos 3.000 años de antigüedad.

Destrucciones en nombre de ideologías que buscan borrar el rastro de civilizaciones anteriores, algo habitual en la historia de la humanidad. Solo hay 

 

Edición de esta semana
PLANES PARA ESTABLECER EL MUSEO DE LA HERENCIA LATINA EN LA CIUDAD DE HOPE
En la ciudad de Hope, la ciudad natal del ex presidente Bill Clinton, se están completando los planes para establecer un Museo de la Herencia Latina, una corporación sin fines de lucro.    / ver más /
La Diócesis Católica de Little Rock confirmó el jueves 27 que pagó $790.000 a cinco hombres que acusaron a un sacerdote de Arkansas que abusó sexualmente de ellos cuando eran ninos a principios de los años 70.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Trump ha convertido las amenazas y ultimátum en algo cotidiano, a menudo vía Twitter.   / ver más /