LOS ESTADOUNIDENSES Y LA HISTORIA DE LOS LATINOS
Por Michel Leidermann

La reforma migratoria no es sino uno de los numerosos aspectos relacionados con la población latina, que Estados Unidos como país, deberá abordar en el futuro

En junio de 2013, el Senado aprobó, con votos de ambos partidos, revisar el sistema de inmigración. Pero dicha reforma no avanzó debido a obstáculos políticos y otros hechos que mantuvieron “ocupado” al Congreso. La decisión del presidente Barack Obama de impulsar reformas parciales mediante decretos (ordenes ejecutivas), ha servido para desbloquear algo la situación, pero a costa de crear tensiones políticas aún mayores.

Tanto si se aprueba la reforma integral de la inmigración, como si no, será necesario hacer muchas más cosas para que Estados Unidos sea capaz de acoger -- política, social y culturalmente-- a la población latina y la consiguiente futra mayoría no blanca. 

En 2012, la Oficina del Censo proyectó que la población blanca dejaría de ser mayoritaria en 2043. Aunque, en ciertos aspectos, 30 años son mucho tiempo, puede decirse sin dudas, que el país está todavía acomodándose a los innumerables cambios que se produjeron como consecuencia del fin de la segregación racial de los afroamericanos, un proceso iniciado hace más de 50 años. 

Existen muchas diferencias entre la lucha por la libertad de los negros y la incrustación de los latinos en el paisaje político y cultural de Estados Unidos, pero también hay suficientes similitudes.

Una de las conquistas más importantes del movimiento de los derechos civiles, fue la integración de la historia de los negros en los planes de estudio. En 1950, la historia de los negros sólo se mencionaba de pasada aunque en general, estaba totalmente ausente de las escuelas, y hasta en la universidad. Hoy en día forma parte de lo que se enseña en las aulas. 

La historia de los latinos en los programas escolares, va a ser uno de los temas más candentes para los educadores en los próximos 30 años. Sin llegar a ser invisible, es indudable que en la mayor parte de Estados Unidos, la historia de los latinos está mal integrada en los planes de estudios. La culpa no es de los profesores, porque la formación que reciben en la mayoría de las universidades para graduarse incluye muy pocos elementos de esa historia. 

Las organizaciones profesionales y las universidades deben emplear más incentivos para que los docentes investiguen y estudien la historia de los latinos en los Estados Unidos. 

Es crucial porque, a la hora de intentar moldear nuevos vínculos de convivencia, no hay nada tan importante como la empatía y la comprensión mutua. Los blancos y los latinos no recuerdan el pasado de la misma forma. Esta diferencia desemboca en malentendidos, cuando los dos grupos interpretan de manera distinta la política y los acontecimientos pasados y actuales.

Los inmigrantes de habla hispana y sus hijos, deben seguir aprendiendo inglés y estudiando lo que podríamos denominar la historia tradicional de Estados Unidos. Pero la mayoría blanca no solo debe aprobar la reforma de la inmigración, sino también garantizar que sus hijos, los que van a crecer en un mundo con más diversidad, tengan un conocimiento más rico de la historia de su país, que incluya las perspectivas de sus compatriotas latinos. 

 

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /