EL OBISPO DE CHILE AL QUE SUS FELIGRESES PIDEN RENUNCIAR
JUAN BARROS HA SIDO CUESTIONADO POR SUS VÍNCULOS CON ABUSO SEXUAL DE MENORES DURANTE LOS AÑOS 80 Y 90.

La ceremonia para que Juan Barros asumiera como obispo de Osorno debió acortarse, debido a los disturbios.

“Barros, ¡fuera!”, gritaba una multitud vestida de negro en pleno centro de Osorno, en el sur de Chile. La pequeña ciudad, ubicada 850 kilómetros al sur de la capital, Santiago, nunca había visto tanta gente protestando afuera de su catedral: más de 650 personas, según la policía local.

Estaban allí para hacerle saber al nuevo obispo, Juan Barros, recientemente nombrado por el Papa Francisco, que no lo querían. Ni en la catedral, ni en la diócesis ni en la Iglesia.

Barros ha sido cuestionado por sus vínculos con el sacerdote Fernando Karadima, a quien tanto la justicia ordinaria como la eclesiástica consideraron responsable de abuso sexual de menores durante los 1980s y 1990s. Karadima fue suspendido de por vida de sus funciones.

Los denunciantes aseguran que como secretario del cardenal Juan Francisco Fresno, Barros recibió las primeras denuncias contra Karadima. “Simplemente las rompía”, asegura Cruz.

Barros, quien ha sido sacerdote por 30 años, y que se desempeñaba como obispo castrense -de las Fuerzas Armadas- antes de su nombramiento en Osorno, niega todas las denuncias.

“Jamás tuve conocimiento de alguna denuncia respecto del sacerdote Karadima   y jamás tuve conocimiento ni imaginé nunca de aquellos graves abusos que este sacerdote cometía con sus víctimas. No he aprobado ni participado en esos hechos gravemente deshonestos. Hubo una investigación exhaustiva por instancias competentes civiles y eclesiásticas para discernir las responsabilidades y sanciones”, aseguró el obispo a través de una carta pública.

Pero la cruzada contra el nombramiento de Barros no ha sido sólo de las víctimas del caso Karadima. En febrero, al conocerse la decisión papal, unos 30 sacerdotes y diáconos de Osorno enviaron una carta al nuncio apostólico, Ivo Scapolo, donde decían sufrir “mucha tribulación” y estar “confundidos e irritados” por el nombramiento de Barros. “No nos sentimos acogidos, menos comprendidos por la jerarquía de nuestra Iglesia”, aseguraban a través de la carta al representante vaticano en Chile.

 

Edición de esta semana
CLÍNICAS MÓVILES LLEVAN ATENCIÓN DE SALUD A TODOS LOS RINCONES DE ARKANSAS
Por Michel Leidermann
Una clínica de salud móvil de la Comisión de Salud de las Minorías de Arkansas (AMHC) comenzará a brindar servicios en algunos condados del Estado a partir de esta primavera y espera poder hacerlo en el futuro en todos los 75 condados, en un esfuerzo por ampliar el acceso a la atención médica en las comunidades marginadas y vulnerables, como ser los inmigrantes o las personas en situación de pobreza o falta de vivienda.   / ver más /
El nuevo jefe del departamento de policía de Little Rock (LRPD), Keith Humphrey, habló con el Arkansas Times y EL LATINO para comentar sobre sus primeras semanas en el cargo y sus planes para el futuro del departamento. Humphrey se hizo cargo como jefe el 15 de abril.   / ver más /
El pasado jueves 2  de mayo en el  Southwest Community Center de Little Rock, la profesora de UA-Little Rock, Edna Delgado  Solorzano organización Mamás Unidas de Little Rock, celebró su junta mensual informativa sobre cómo facilitar los estudios universitarios para sus hijos... / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Las críticas a la estrategia inmigratoria del gobierno de Trump son bien merecidas; su posición sobre la frontera ha sido no solo una catástrofe humanitaria y moral, sino que también ha empeorado la situación.   / ver más /