Ciudades fronterizas mexicanas temen arribo de inmigrantes
1049A.jpg
NOGALES, México. Casi un millón de personas, muchas de ellas sin un solo peso en el bolsillo, fueron devueltas por la Patrulla fronteriza de los EUA a la frontera mexicana el año pasado, y muchos analistas temen que una intensificación de la vigilancia fronteriza estadounidense inundará los pueblos limítrofes con mucha gente desesperada e indigente.
Los directores de albergues para emigrantes están haciendo milagros para obtener fondos y estudian la posibilidad de contratar más personal para mantener sus puertas abiertas las 24 horas del día, anticipándose a que las cifras de emigrantes repatriados lleguen a niveles sin precedente.
Muchos emigrantes llevan dinero consigo hasta la frontera, pero son vulnerables a los bandidos que se aprovechan de las personas que van a cruzar, y también ven cómo desaparece su dinero con las altas tarifas que pagan a los contrabandistas de personas.
El primer contingente de 6.000 efectivos de la Guardia Nacional llegó a la frontera, para realizar labores de apoyo que permitan a la Patrulla Fronteriza concentrarse más en detener a inmigrantes ilegales. Expertos en asuntos fronterizos afirman que eso significa que miles más serán detenidos y abandonados a su suerte en la frontera.
Hasta el momento, la presencia de los soldados parece estar desalentando los intentos de cruzar la frontera. La Patrulla Fronteriza dice que las detenciones han disminuido desde que la Guardia Nacional llegó a principios de junio. Pero muchos esperan que aumenten los intentos de cruzarla a medida de que los traficantes de inmigrantes encuentren nuevas rutas para evitar la intensa vigilancia.
“Todos nos preparamos porque nos preocupa que se produzcan deportaciones de personas en gran escala”, dijo Francisco Loureiro, que administra un albergue de emigrantes en Nogales donde duermen hasta unas 120 personas cada noche. “Nos preocupa el hecho de que habrá mucha gente para atender, y no contamos con espacio para más”.
“Las repatriaciones van a ser más frecuentes y la zona fronteriza será la más golpeada con esto, porque las ciudades van a recibir más gente en busca de recursos y esos pueblos no los tienen”, señala Jorge Santibañez, director del Colegio de La Frontera Norte, un centro de investigación fronteriza con sede en Tijuana. “El gobierno debería ayudar a esas organizaciones de emigrantes y proveerles ahora de la infraestructura necesaria”, agregó.
Los expertos dicen que más del 75% de los emigrantes que son devueltos a la frontera vuelven a cruzarla. Otros buscan el pasaje de regreso a casa. Y unos cuantos se quedan a vivir en la calle.
Blanca Villaseñor, que administra un albergue en la ciudad fronteriza de Mexicali, dice que cuando Estados Unidos concentró sus agentes en los cruces más populares de Texas y de California en 1994, Mexicali se vio inundado de inmigrantes repatriados. Miles de ellos dormían en las calles y parques de la ciudad.
“Puede que no haya sido una deportación masiva estrictamente hablando, pero muchos inmigrantes regresaron, unos 30.000 en un mes, y eso fue sólo en Mexicali”, destacó Villaseñor. “Llegan sin dinero. Un tercio de los deportados son abandonados en medio de la noche a la 1 ó 2 de la mañana. Están totalmente desprotegidos y a menudo reciben abusos de parte de la policía o de otros”.
En el 2004, las autoridades estadounidenses trataron de aplicar un Programa Lateral de Repatriación con el objeto de quebrar los vínculos de los emigrantes con los “coyotes”, cuyas tarifas a menudo incluyen varios intentos de cruce fronterizo. Cada día, unos 300 inmigrantes capturados en Arizona eran llevados hasta ciudades mexicanas en la frontera de Texas. Sin embargo, el programa indignó a los texanos, que sostenían que hacía que más inmigrantes ilegales se desplazaran a su estado. El gobierno mexicano se quejó de que los indocumentados quedaban abandonados en áreas desconocidas para ellos.
El año pasado, funcionarios estadounidenses financiaron un programa piloto de 14,2 millones de dólares para transportar por avión a unos 33.900 inmigrantes mexicanos hasta la Ciudad de México, en vez de dejarlos varados en la frontera.
Edición de esta semana
DEBATE BILINGÜE ENTRE CANDIDATOS A ALCALDE DE LITTLE ROCK 
Un debate en el que participaron candidatos a la alcaldía de Little Rock, fue organizado por Rolando Ochoa de la cadena de televisión Univisión-Little Rock, Cesar Ortega pastor de la organización de servicio comunitario basado en la fe cristiana City Connections, y Michel Leidermann, director del periódico en español El Latino. El debate se realizó a las 7 PM del lunes 29 en la iglesia South City ubicada en la Baseline Rd con la I-30 en el Southwest de la ciudad.   / ver más /
El Obispo Anthony Taylor de la Diócesis de Little Rock, publicó una segunda carta el martes, 23 de octubre, actualizando información sobre la actual crisis de abuso sexual por clérigos y la ayuda para las víctimas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra.    / ver más /