CARTA TESTIMONIO DE UNA BECADA  IME QUE ESTUDIA EN LA ARKANSAS TECH UNIVERSITY EN RUSSELLVILLE, Arkansas
10805A.jpg

 

Ms. Shauna S. Donnell, 

Assistant Vice President

Enrollment Management

Arkansas Tech University

 

Hola Shauna,

 

¡No podía creer que me dieron la beca!! ¡Lloré de alegría! Estoy muy agradecida a ti y a todos los demás que hicieron esto posible para mí y mi hermana.

Convertirse en una enfermera fue y es mi sueño. Sin embargo, ese sueño no era posible debido a mi estatus de ciudadanía y por lo tanto no pude solicitar ayuda financiera en Tech.

Ahora la beca IME ha llegado me ha abierto las puertas a mi sueño.

Mis padres se mudaron a los Estados Unidos para que sus hijos pudieran tener un mejo futuro. Yo tenía 3 años cuando llegamos a los EE.UU. y siempre ha sido mi casa y mi futuro. Fui a la escuela aquí. Mis padres siempre me dijeron de empeñarme en la escuela para lograr un futuro mejor. A pesar de que nunca fueron capaces de ayudarme a hacer mis tareas, siempre me animaron a hacerlo lo mejor posible. Mi padre era el único ingreso en la familia, así es que sabía que para yo poder ir a la universidad, necesitaría una beca.

Siempre me he desafiado a mí misma para llegar más alto. En la escuela secundaria tomé clases de AP, serví en el Consejo de Estudiantes por 3 años e incluso fui la presidenta en mi último año. Participaba  en la banda musical, clubes escolares, recibí premios, y me gradué con honores. Trabajé duro para poder llegar a la universidad.

Es entonces cuando vine a saber que no podía conseguir ayuda financiera porque no era una residente legal o ciudadana. Mi corazón estaba destrozado. Pensé que todo ese tiempo y el esfuerzo que puse en la escuela, fue para nada. Me dio tristeza ver a todos mis amigos preparar su papeleo para la universidad y yo no poder ser parte de esa emoción. Busqué y solicité becas para los no residentes, pero nunca recibí una respuesta. Con todo, mis padres nunca dejaron de animarme. Dijeron “Dios tiene un plan y en su momento irás a la universidad” y yo lo creí. Pasé un año como voluntaria en la Main Street Mission; un lugar donde ayudan a los necesitados y los sin techo, proporcionando ropa y alimentos. Después de ese año me dieron DACA (Acción Diferida para los llegados en la Infancia). Fue una bendición para mí porque tuve la oportunidad de manejar y trabajar legalmente. También volví a TECH feliz y esperanzada de matricularme. Para mi sorpresa todavía no podía ir a la universidad porque no había ninguna ayuda financiera para estudiantes DACA.

Una vez más, se me partió el corazón. Decidí empezar a trabajar y por suerte conseguí un trabajo como cajera en Regions Bank.

Cuando me enteré de la gran noticia de que TECH tenía becas para estudiantes como yo, me emocioné enormemente. Dije ¡esto es! ¡Aquí está mi oportunidad! Valoro tanto a las personas que hicieron esto posible. Esta beca ha abierto la puerta a mi sueño. No tomo esta oportunidad por sentado. YO aprovecharé lo mejor gracias a esta beca. Sólo quiero dar las gracias a todas las personas que hicieron esta beca posible. Sé que va a hacer una diferencia positiva en mi vida.

 

Que Dios los Bendiga,

Laura Adame

Edición de esta semana
DEBATE BILINGÜE ENTRE CANDIDATOS A ALCALDE DE LITTLE ROCK 
Un debate en el que participaron candidatos a la alcaldía de Little Rock, fue organizado por Rolando Ochoa de la cadena de televisión Univisión-Little Rock, Cesar Ortega pastor de la organización de servicio comunitario basado en la fe cristiana City Connections, y Michel Leidermann, director del periódico en español El Latino. El debate se realizó a las 7 PM del lunes 29 en la iglesia South City ubicada en la Baseline Rd con la I-30 en el Southwest de la ciudad.   / ver más /
El Obispo Anthony Taylor de la Diócesis de Little Rock, publicó una segunda carta el martes, 23 de octubre, actualizando información sobre la actual crisis de abuso sexual por clérigos y la ayuda para las víctimas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra.    / ver más /