LA CORRUPCIÓN EN EL FÚTBOL
Por Michel Leidermann

Todos disfrutamos jugando o viendo partidos de fútbol, pero cuán lejos estuvimos de vaticinar la extraordinaria transformación que ha tenido este deporte universal durante las tres últimas décadas, una transformación que explotó con los recientes arrestos de altos dirigentes de la FIFA.

Digamos que la FIFA por definición es una organización sin fines de lucro (ONG) pero su función real es el manejo del negocio global del futbol. Lo hace muy bien, con una estructura centralizada que la aproxima a una cooperativa de afiliados (las federaciones de los países) para aprovechar, con mucho ingenio, enormes oportunidades comerciales derivadas del apetito de tantas empresas transnacionales que buscan adjudicarse derechos exclusivos sobre la difusión, representación y marketing del deporte. 

Sus dirigentes saben de las rentas que todo monopolio genera pero, sin la obligación de rendir cuentas a nadie, hacen lo que se les antoje. Solamente un escándalo de proporciones podía poner fin a la farra.

Es justo subrayar que su logro no es poco: ha integrado al movimiento futbolístico mundial a muchos países africanos y asiáticos que antaño, simplemente no existían. Y no deja de llamar la atención cuando Blatter, antes de renunciar, declaró que la FIFA tenía la potestad y capacidad para regularse y supervisarse a sí mismo.

¿De dónde sacó esta excusa? Quizás quiso copiar lo sucedido en el descalabro financiero de los EEUU de la crisis hipotecaria de 2007, cuando los banqueros culpables se defendieron alegando que las ganancias son individuales y que las pérdidas se socializan. Ningún banquero de importancia paró en la cárcel. Ante esta tremenda injusticia, el celo que hoy exhiben los fiscales que investigan a la FIFA para impugnar a sus directivos, luce desproporcionado.

Con todo, nos equivocamos si creemos que el asunto se soluciona solamente con mayor regulación y vigilancia pública de la FIFA. La toma de conciencia de la realidad, es que este deporte que fascina, está prostituido hasta los huesos. 

Sólo consideremos las cantidades de dinero con que se compran a jugadores estrellas.

Hoy como nunca se necesitan hombres y mujeres capaces de resistir cohechos millonarios porque valoran las funciones que ejercen sin dejarse tentar por un mercado libre desprovisto de regulaciones y vigilante, que propicia el aumento de la corrupción. 

Aún no hemos terminado de conocer todos los detalles ni a todos los culpables Cuando la calma llegue después del temporal ¿cómo afectará esto el futuro del fútbol?

 

LITTLE ROCK NO ES COPENHAGUE

El ayuntamiento de Little Rock insiste que esta ciudad de menos de 200 mil habitantes sea un paraíso para los ciclistas tal como lo es Copenhague, la ciudad con más ciclistas urbanos en el mundo. Sin duda que Little Rock ofrece variadas pistas para pasear o competir los fines de semana, pero la idea de convertir múltiples calles en arterias de sólo 3 pistas para vehículos y 2 pistas para bicicletas, no hace mucho sentido en vista de los recientes resultados. ¿Cuántos ciclistas pedalean por South Main Street  hasta sus trabajos en el downtown?  ¿Y cuántos se espera que pedaleen desde West Little Rock hasta el downtown?. Lo  más que conseguirán, es entorpecer el transito en estas vías. Ojala que  hubieran consultado a más residentes y gaten el dinero de los impuestos en asfaltar las calles y tapar los miles de baches.?n

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /