¿PUEDE GANAR DONALD TRUMP?
Por Michel Leidermann

Aún si no gana, la candidatura presidencial por el Partido Republicano de Donald Trump ha sacado a relucir peligrosas corrientes políticas en el país. Trump ha acaparado los titulares con sus escandalosas declaraciones, especialmente las que ha hecho contra los inmigrantes mexicanos. Menos atención han recibido sus desviaciones de la ideología económica de su partido, como ser su disposición a aumentar impuestos a los más ricos y sus palabras positivas sobre la cobertura sanitaria universal. El magnate es acaso, en algunos asuntos importantes, menos radical que los supuestos “moderados”. 

Trump sigue liderando las encuestas de las primarias, lo cual sugiere que estas “desviaciones” no lo han debilitado. Y lo más probable es que tampoco lo hayan fortalecido. Porque su ascenso en las encuestas no se debe a sus ideas, muchas de las cuales son confusas, inconsistentes o simplemente sin fundamento, sino a algo más difícil de combatir y por eso más peligroso: el fenómeno Trump no es una ideología sino una actitud política.

Algunos de los demás precandidatos, piensan que criticar sus posiciones relativamente moderadas sobre política tributaria y salud pública —y no su xenofobia y sexismo, por ejemplo— es la más efectiva manera de derrumbarlo.

La estrategia no ha funcionado. Las bases republicanas consideran una herejía, el subir impuestos a los ricos y rehusarse a recortar programas de asistencia social.

La mala noticia es que estos cambios programáticos no tradicionalmente republicamos,  están siendo propuestos ahora por una persona que no tiene las aptitudes ni el temperamento para ser presidente.

¿Qué explica su actual éxito? Las encuestas apuntan a que se trata de un viejo fenómeno: la antipolítica. Trump se vende como un foráneo que, a diferencia de los políticos tradicionales, habla con transparencia y no puede ser comprado. 

Sus escandalosas declaraciones, y su renuencia a dar discursos “políticamente correctos” no son vistas como desventajas sino ventajas de su autenticidad. Su falta de experiencia en el Congreso, también es considerada una ventaja  porque lo distancia de los políticos tradicionales que muchos perciben como fariseos y corruptos. A eso se suman los beneficios que conlleva ser una celebridad televisiva, su inclinación a decir exactamente lo que piensa, y el talento de Trump para entretener, promocionarse a sí mismo, y explotar políticamente ansiedades y prejuicios de muchos estadounidenses.

Trump además cabalga sobre una ola de descontento. Encuestas de Gallup revelan que en EE UU la confianza en el gobierno está en su punto más bajo desde que se lleva el registro, y que la aprobación de los dos principales partidos ha caído, por primera vez, por debajo del 40%. No sorprende que los precandidatos republicanos que siguen a Trump en las encuestas, el neurocirujano Ben Carson y la empresaria Carly Fiorina , son otros “outsiders” que publicitan como una virtud sus carreras fuera de la política.

Es cierto que Trump todavía confronta fuertes barreras para llegar a la presidencia. Un porcentaje demasiado alto de sus compatriotas piensa que no tiene la capacidad ni el carácter para ser presidente. Con sus propuestas contra los inmigrantes ha asustado al cada vez más importante voto latino y sus ofensas contra las mujeres también ponen en duda su apoyo. En la historia reciente de EE UU hay un solo caso de un presidente, el general Eisenhower, sin previa experiencia política.

Pero en otros países, ricos y pobres, excéntricos demagogos han ganado elecciones. No hay razón alguna para pensar que este tipo de accidente no pueda ocurrir en Estados Unidos. ?

 

Edición de esta semana
ORÍGENES DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO
El proceso de la independencia de México fue uno de los más largos de América Latina. La llamada Nueva España permaneció bajo el control de la Corona española por unos tres siglos. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, ciertos cambios en la estructura social, económica y política de la colonia llevaron a una élite ilustrada de novohispanos a reflexionar acerca de su relación con España. Sin subestimar la influencia de los tres eventos históricos principales: la Ilustración (el movimiento filosófico, político, literario y científico que se desarrolló en Europa y sus colonias a lo largo del siglo XVIII), la Revolución Francesa (un conflicto social y político, con diversos periodos de violencia, que convulsionó Francia y, por extensión de sus implicaciones, a otras naciones de Europa de 1789 a1799) ni la independencia de Estados Unidos, el hecho que llevó a la élite criolla a comenzar el movimiento emancipador, fue la ocupación francesa de España, en 1808.    / ver más /
A lo largo de su historia, México tuvo varios himnos nacionales que –por una u otra razón- terminaron en el olvido.    / ver más /
Septiembre 15 - Octubre 15  Durante el Mes de la Herencia Hispana (septiembre 15 - octubre 15), América celebra la cultura y las tradiciones de sus raíces en España, México y las naciones de habla hispana de América Central, Sudamérica y el Caribe.  / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La capacidad del periodismo estadounidense para presentar las noticias libres de intimidación política y responsabilizar a los líderes políticos por sus acciones es uno de los elementos más importantes de la democracia en los Estados Unidos. Los estadounidenses damos por sentado que los medios de comunicación exponen a los funcionarios deshonestos que infringen la ley o abusan de los poderes de su cargo.    / ver más /